CSIF pide la apertura de las 200 celdas cerradas de El Acebuche

Considera que deben abrirse para evitar el hacinamiento durante la pandemia

Interior de un módulo de la prisión de El Acebuche.
Interior de un módulo de la prisión de El Acebuche. La Voz
La Voz
20:41 • 18 nov. 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) de Almería ha denunciado la falta de personal en El Acebuche, así como la situación de hacinamiento que vive la prisión provincial y exige la dotación de más de un centenar de efectivos para poder abrir las 200 celdas que actualmente hay cerradas, como consecuencia de esta carencia de trabajadores.


En total, hay cinco módulos inoperativos y el sindicato apunta que, en plena pandemia por la COVID-19 es más necesario que nunca disponer de este espacio dado el colapso de las instalaciones penitenciarias. El sindicato recuerda que hay más de noventa vacantes sin cubrir, lo que imposibilita que se pueda poner en funcionamiento cualquiera de los departamentos cerrados y estos dos centenares de celdas desaprovechadas. 


Riesgo de contagio En esta línea, la central sindical recuerda que esta situación se ve empeorada como consecuencia de la crisis sanitaria por el riesgo de contagio y, por tanto, pone en peligro la seguridad del centro.  Según explica CSIF, actualmente es imposible realizar la clasificación y separación de internos establecida reglamentariamente y, en caso de cualquier contingencia relacionada con posibles contagios de coronavirus, no se puede disponer de estas instalaciones por la acuciante falta de trabajadores.


“Es una temeridad y pone en grave riesgo la salud y seguridad tanto de presos como de la propia plantilla”, reitera el responsable de Administración General del Estado de CSIF Almería, José Hernández. 


En este punto, Hernández puntualiza que no es posible establecer la prioridad de individualización en el tratamiento penitenciario, esto es, la separación entre menores y mayores, ni de primarios de reincidentes. Por otro lado, afirma que han dejado de funcionar los programas para la reinserción como el Módulo Formativo y los Módulos de Respeto, los cuales están masificados y se van cubriendo los huecos disponibles sin opción de selección previa.



“Estos módulos fueron clausurados por los responsables penitenciarios para compensar el histórico déficit de plantilla. Seguimos sin oferta de empleo público para nuevos efectivos después de dos crisis económicas, pero en su momento, sí que se tuvo que hacer frente a la puesta en funcionamiento de cuatro módulos de nueva construcción en la prisión y del Centro de Inserción Social”, ha matizado Hernández..


Temas relacionados

para ti

en destaque