Memorias de un festival de jazz (II)

El pianista continúa el repaso por la historia de los festivales de jazz de Almería

Carteles de los festivales de jazz de los años 2002 y 2003.
Carteles de los festivales de jazz de los años 2002 y 2003. La Voz

El nuevo milenio comenzó para mí de forma muy paradójica. Os recuerdo que mi debut en el festival se produjo en 1988, teloneando al mítico Art Blakey. En el siglo XXI volví, tras algunos años de inactividad, y me encontré tocando en el circuito local. Mi carrera como jazzman no iba en ascenso, precisamente. 


Bromas aparte, el ‘efecto 2000’ sí que afectó al jazz almeriense y nos obsequió con una segunda, aunque breve, desaparición del festival, encubierta bajo la promesa de un concierto mensual, que solo se mantuvo hasta mayo. Aun así hubo buenos recitales como los de Craigh Handy o Brian Blade.


La llegada de Rafael Esteban a la Concejalía de Cultura en 2001 sí que supuso un revulsivo, iniciando una segunda de edad de oro. Volvieron los grandes conciertos y también múltiples actividades complementarias: conferencias, cine, didácticos y hasta pasacalles con bandas de dixieland. Incluso el cambio de signo político del 2003 no afectó al buen funcionamiento del festival en aquellos años.


Muchas formaciones almerienses fueron incluidas en los circuitos locales y bandas como Miguel Saavedra Quartet, UAL Jazz Band, Pepe Viciana Quartet, Groove 4U o Diego Cruz Quartet —en la que un servidor aporreaba unas cuantas teclas— mostraron sus progresos al respetable. Grandes del jazz nacional como Benavent, Di Geraldo y Pardo, Pedro Iturralde o D’3 también volvieron por aquí.


Y figuras internacionales de la talla de Kenny Garrett, Joshua Redman, Ravi Coltrane, Roy Haynes, Mike Stern, Yellow Jackets, Roy Hargrove, Ron Carter, Eliane Elias, John Scofield, Jacques Loussier, Art Ensemble of Chicago o Chick Corea nos hicieron disfrutar con una gran diversidad de formas de enfocar la música improvisada.



Mediando la década, por primera vez un almeriense, el guitarrista Paco Rivas, entra en el cartel oficial presentando proyecto como líder, Grooves. Solo dos años después, su discípulo Antonio Gómez hacía lo propio con su disco Aires de Mar.


El 2006 fue muy latino y nos visitaron artistas como Joao Bosco, Gonzalo Rubalcaba, Jerry González y el dúo Michel Camilo y Tomatito, presentando entonces Spain Again. En siguientes ediciones nos deleitamos con la espectacularidad de los bajistas Wooten, Miller & Clarke, la curiosa propuesta del trío de Jaume Vilaseca y su Jazznesis o el jazz noreuropeo de Carsten Dahl Trio.


Un hito importante fue la aparición de Clasijazz, que comenzó a aportar combos tan interesantes como González-Mazuecos-Morente-Mortensen y bandas como la Dixieland Clasijazz o la Clasijazz Big Band


Pero todo lo que sube tiende a bajar. El concierto de Richard Bona y su polémica por la falta de agua en el escenario podría ser el punto de inflexión donde situar el principio del fin. A partir de 2010 las grandes figuras de antaño desaparecen del cartel. Ya solo nos visitaban músicos nacionales de prestigio como Jorge Pardo, Pablo Martin Caminero, Pepe Bao, Carles Benavent, Niño Josele o Carmen París, y los proyectos profesionales de aquí ascendieron a primera. Bandas como Siete Cuartos Grupo, Diego Cruz Quintet o La taberna del piano —que también me tocó muy de cerca— pasaron a formar parte de la sección oficial. En esta década siempre estuvo presente la Big Band de Clasijazz y, en ocasiones, la Banda Municipal, interpretando arreglos con músicos almerienses como Hermi Callejón o Diego Cruz.


Coincidiendo con un número tan redondo, el XXV Festival pasó sin pena ni gloria y el siguiente se pudo realizar gracias al buen hacer de bandas almerienses. Todo hacía sospechar la nueva desaparición, que esta vez duró tres años.


El esperado retorno llegó en 2019 con el Jazz Museum Summer, un mini festival organizado con premura por el concejal Diego Cruz para tomar el pulso a una afición almeriense que respondió muy positivamente. Que se haya recuperado el festival este año, con la que está cayendo, es una muestra de valentía muy de agradecer. Disfrutémoslo, si nos dejan. 


Si estáis interesados en conocer con más detalle la historia de nuestro festival, la tendréis disponible, año a año, en la web oficial http://almerijazz.com.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/5/vivir/203348/memorias-de-un-festival-de-jazz-ii

 

Temas relacionados
Cultura Música Tomatito Niño Josele Jazz

para ti

en destaque