Diario de una cuarentena (XIV): Teoría contra el pesimismo

La Alcabaza de Almeria, vista con la mirada personal del fotógrafo almeriense.
La Alcabaza de Almeria, vista con la mirada personal del fotógrafo almeriense. Antonio Jesús García

Hoy he recibido una mala noticia. Así que he decidido poner patas arribas el ritual que sigo para escribir este diario a ver si así nadie lo nota. En un alarde de rebeldía, he empezado la columna por el último párrafo. (Risa nerviosa). Tampoco he esperado a la hora de la siesta. Y me he mudado de la mesa del comedor y el ordenador de sobremesa a mi portátil personal en el sofá. Sé lo que estáis pensando: soy una revolucionaria. Vamos allá.


Mi amigo Juan Pardo Vidal, el escritor que menos importancia se da de la faz de la tierra, ha desarrollado una teoría infalible contra el pesimismo. Según su hipótesis, “esto que nos está pasando es bueno porque nos cambia y eso es bueno. Pero no todavía, aún es una mierda. Dentro de unos años será lo mejor que nos ha pasado, pero hoy no”. Le pongo comillas porque es textual y para respetar su voz literaria, que no me importaría copiar en un momento dado, ahora que nadie puede asociarnos.


Lo que no sabe es que justo en este momento en que a todos se nos empiezan a ver las costuras ya suceden cosas buenas. Un ejemplo, la corriente iniciada por Ginés Parra de reproducir los datos de curados, en lugar de los contagiados y fallecidos, gana adeptos en mi Facebook. Un aplauso a las 17.30 horas para Ginés.


Además, me han contado algunas historias de reconciliación amorosa. Y no es que los españoles seamos especialmente románticos, es que nos gusta hacer la contra. Si los chinos se divorcian, ahora vamos nosotros y nos queremos. Y punto. Sé de una pareja en crisis a la que esta cuarentena le ha salvado el matrimonio. Se han dado cuenta de que sus problemas no eran tan graves. De hecho, están obligados a dormir en camas separadas porque ella ha presentado algún síntoma y no poder tener contacto físico les está costando un mundo.




Debo sincerarme: echo de menos a la redacción. El teléfono que suena. Las bromas de siempre de Simón. El tamborileo de los dedos de Jacinto sobre la mesa. La voz de Romero...  Bueno, Romero es el único que se sigue levantando cada mañana para ir a la radio. Lo imagino solo en la inmensidad del periódico levantando noticias con su olfato feroz de periodista. Contento de que al fin lo hayamos dejado en paz. No miento si confieso que no se me ocurre nadie mejor para que cierre por fuera al salir.


Apúntate a nuestro boletín especial, hoy más que nunca es importante estar bien informado

Por eso, lanzamos un boletín de actualización con la información esencial sobre el coronavirus y recursos útiles. Ante tanto volumen de información, queremos centrarnos en una cobertura veraz y contrastada que explique cómo se está adaptando el mundo y Almería a esta circunstancia sin precedentes.


Haz clic aquí para suscribirte. Selecciona "Boletín de Noticias" y sigue los pasos, recibirás en tu correo la actualización diaria.


Si no recibes el correo, revisa tu carpeta de spam.


 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería