“Había noches que cantábamos tres veces ‘Alfonsina...’ en el Rincón de Salteños”

Pilar Barceló y Manuel Salas, un matrimonio en lo personal y en lo artístico

Pilar y Manuel, un matrimonio en lo personal y en lo profesional, referentes de la música en Almería.
Pilar y Manuel, un matrimonio en lo personal y en lo profesional, referentes de la música en Almería. La Voz

La familia Barceló es un referente en la música de Almería. En los 40, Ángel Barceló abrió la puerta con su rondalla en el salón de la iglesia de San José. Ahí se conocieron su hija Pilar y Manuel Salas, creando proyectos culturales vinculados a la música latinoamericana y, ahora, formando a músicos en un grupo de cuerda tradicional. Los nietos de este maestro también continúan el legado artístico.


¿Cómo nació Salteños?

Pilar Barceló. Más que hablar de su origen, es lo que supuso musicalmente. Poder hacer buena música con un buen texto, una bonita melodía y con un envoltorio musical interesante. Toda una grata experiencia de 20 años con sus luces y sus sombras.

Manolo Salas. Dos décadas compartidas con la producción musical, enseñanza, radio, teatro, dirección coral y empresarial.



Llegaron a grabar varios álbumes.

P.B. En un estudio  que tenía Manolo en los 80/90 en la calle Murcia, se grabaron los discos de 'Contracorriente' y 'Desde el Sur'. Manolo como músico, técnico y productor.

M.S. A mitad de los ochenta, en el Estudio Sonido Blanco se hizo la preproducción del primer single de Salteños 'Nuevas Formas' y en Madrid la grabación final y máster, con la colaboración del grupo 'Bahía'.


¿Cuáles fueron las versiones más emblemáticas de sus conciertos?

P.B. Mi gran pesadilla era 'Alfonsina y el Mar' (se ríe). Había noches que la cantábamos tres veces.

M.S.  Hubo distintas etapas. Los Estudiantes (V. Parra), El Comandante Che Guevara, La Muralla, Amigo Negro José… Todo un repertorio latinoamericano.


Manolo y Pedro Caro en los años 81/86, abordaron el proyecto músico cultural 'El Rincón de Salteños'.

P.B. Sin quererlo ni proyectarlo se abrió una ventana a la vida cultural almeriense que creemos dejó una huella entrañable en todos los que llegaron a conocerlo.


¿Cómo se conjugan negocio, música y amistad?

M.S. La música y la amistad nunca la llegamos a compatibilizar con la palabra negocio. Se nos hizo difícil pero sobrevivimos.


¿Qué artistas pasaron por el Rincón de Salteños?

P.B. Hace ya más de 30 años. Era época de cantautores: Olga Manzano y Manuel Picón, Rafael Amor, Claudina y Alberto Gambino, Julio Leblanc, Nicolás Caballero, además de café teatro, Marionetas en Caja Negra, magia y humor. Una noche nos sorprendió Alberto Cortez con su visita y nos estuvo cantando.

M.S. Con Olga Manzano y Manuel Picón establecimos una gran amistad y colaboración profesional que culminó en una obra de Teatro Musical llamada 'Don Cristobal de los Pájaros', con la que hicimos una gira que duró dos años. 


¿Cómo surgió el amor entre ustedes?

M.S. Gracias al padre de Pilar, el Maestro Ángel Barceló, que nos contagió el virus de la música, llevamos más de 45 años juntos compartiendo experiencias inolvidables y con nuestros dos hijos, Marina (pianista) y Alejandro (profesor de percusión).


¿Pilar, en qué ocupa su tiempo ya alejada de la música?

P.B. Alejada de manera profesional, pero siempre hay una reunión de amigos, o la boda de sus hijos en la que me apetece cantar una canción que a ellos les retrotrae a algún momento feliz de su vida.


¿La música tiende puentes?

M.S. En diciembre dimos una sorpresa a unos amigos en Alemania. Improvisamos unas canciones con nuestros hijos. En un lado estaban los alemanes y en el otro los españoles. Al final ya estábamos todos juntos. Si hay algo grande en la música es que no sabe de colores ni de fronteras.


La canción de las simples cosas decía "... Uno vuelve siempre a los viejos sitios"

P.B. ... donde amó la vida.


¿A qué sitios les ha llevado la vida?

P.B. A disfrutar con los seres que más quiero, que son nuestros hijos. A compartir mi existencia con un loco romántico, sentimental e idealista, este que está a mi lado, y poder reunirme con los amigos que me quedan, algunos ya, tristemente desaparecidos, para charlar y brindar por la vida.

M.S. Yo siento un amor profundo por la que es mi compañera de viaje a lo largo de mi vida, por los dos hijos que me ha dado y por los amigos de una larga lista que todavía me quedan. Sigo al máximo en mi actividad profesional: la enseñanza musical. Me siento enormemente agradecido por formar parte de dos proyectos que pronto se oirá hablar de ellos. 


¿Un adelanto?

M.S. El primero con un grupo de cuerda tradicional de Bentarique donde muestro de una manera distinta los sonidos de la bandurria y el laúd, y el segundo, un proyecto que tiene su origen en alumnos y profesores de la escuela de música de Roquetas y que se llama 'Nuevos Aires'.


Pilar, ¿qué recuerdos guarda de su hermano Ángel Barceló, fallecido recientemente?

P.B. Desde que tengo uso de razón lo recuerdo  al piano. Mi madre contaba que cuando nació se presentó mi padre acompañado de Antonio Machín y su comentario fue: “qué blanquito es este niño”. Se le conocía como la voz de la noche. Una vida entregada a la música.

 

Temas relacionados
San José Teatro Bentarique Música Conciertos Entrevistas

para ti

en destaque