6 consejos para elegir tu tabla de la plancha

Elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades puede mejorar nuestros resultados en casa

Te ayudamos a elegir la mejor tabla de planchar adaptada a tus necesidades.
Te ayudamos a elegir la mejor tabla de planchar adaptada a tus necesidades. Pixabay
La Voz 20:59 • 05 may. 2022

Tener la ropa planchada no es tarea sencilla. Contar con una superficie adecuada para poder tener la ropa apunto es una tarea fundamental para lucir las prendas adecuadamente en la calle. Las tablas de planchar se encargan de facilitar esta tarea: mejora los resultados y además nos protege de posibles lesiones de espalda. Hay tantos tipos como opciones para todos, incluso si tenemos problemas de espacio en nuestro hogar. La OCU ha elaborado un informe donde facilita a los usuarios qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir el modelo correcto que mejor se adapte a las necesidades de los consumidores.


La mejor elección a la hora de planchar

Planchar puede legar a ser una tarea frustrante. Aparte de que no es nada fácil, hay veces que al acabar descubres que lo que has estirado por un sitio lo has arrugado por otro. Eso suele suceder cuando no planchas sobre una superficie adecuada. Una tabla de planchar te facilita la tarea: conseguirás prendas impecables, en menos tiempo y sin hacerte daño en la espalda por las malas posturas.



¿Crees que no tienes espacio para una tabla de planchar en casa? Posiblemente no sea así, ya que las hay de muchos tipos y te vamos a ayudar a encontrar la tabla de planchar que necesitas, incluso si tienes problemas de espacio.


Cómo elegir la tabla de adecuada



Existen multitud de tablas de planchado en el mercado, con precios muy dispares, desde las más baratas, que podemos encontrar por menos de 20 euros, hasta las más sofisticadas, reservadas a los profesionales, que pueden llegar a costar hasta 1.400 euros, y aún más si se trata de tablas industriales. También existen tablas pequeñas y plegables para los que tienen problemas de espacio, e incluso mantas de planchado. Te contamos qué tener en cuenta, y que opción puede ser la qué mejor se adapte a tus necesidades.


La tabla de planchar ideal



Llegados a este punto la duda que se pueden estar rondando es en qué hay que fijarse para saber si se trata de una buena tabla de planchado. Hay muchas cualidades que debemos fijarnos a la hora de buscar y encontrar la opción que mejor se adapte a nuestras necesidades.


1. Estable. Es esencial que sea firme, segura y nos permita realizar pasadas con la plancha de manera continua.

2. Altura regulable. Nos permitirá graduarla en altura y evitar dolores de espalda. Las tablas para planchar suelen tener una altura de entre 70 y 100 cm

3. Plegable. Es más fácil trasportarla y almacenarla, además de que ocupa mucho menos espacio.

4. Dimensiones adecuadas. Las tablas de planchar suelen medir entre 25 y 48 cm de ancho y entre 110 y 160 cm de largo. Busca una que te permita moverte con holgura alrededor en la habitación donde vayas a planchar.

5. Con cubierta protectora acolchada. El acolchado favorece la circulación del vapor y esto hace que el planchado sea más eficaz.

6. En el caso de contar con generador de vapor, que la tabla disponga de un espacio adecuado para albergarlo de manera cómoda y firme, y que sea capaz de aguantar este sobrepeso.


Tipos de tablas de planchado

Como decíamos cada vez son más, y más diferentes las soluciones de tablas de planchado que podemos encontrar, no sólo a nivel de precio, si no también de características. Te contamos cómo funcionan cada una de ellas, su rango de precios, y sus pros y contras.


Entre la amplia variedad que existe, nos encontramos con las tablas de planchar plegables. Este tipo de tablas son las más habituales en las tiendas y en nuestras casas. Son tablas ligeras, generalmente por debajo de los 6 kg, y unas dimensiones que van desde los 30 centímetros de ancho, hasta los 50 centímetros, y desde los 110 de largo hasta los 160 centímetros. La estructura suele ser metálica, de hierro (más pesado) o aluminio, pero también las hay de madera.


Su principal ventaja es que es fácil de mover para guardar, y que hay precios para todos los bolsillos, incluso por menos de 20 euros.


También se puede encontrar en el mercado las conocidas como tablas de planchar ocultas. Son más pequeñas que las tablas de planchar plegables, y pueden colgarse en la pared o empotradas en algún pueble, por ejemplo en un armario o cajón. Son una buena opción si queremos ahorrar espacio, eso sí deberán ser fáciles de sacar y guardar.


Existen varias soluciones diferentes dentro de las de este tipo. El mercado nos ofrece las tablas plegables para cajón: que incluyen mecanismos capaces de adaptarse a cajones de medidas estándar. También están las plegables para pared: se pueden integrar dentro de un armario de poca profundidad o incluso detrás de una puerta. Y también se usan con mucha frecuencia las de armario de pared con tabla integrada: el mayor inconveniente de esta integración es que estos modelos de armarios son difíciles de encontrar y además suelen tener un precio elevado. 


Tablas de planchar de sobremesa

Son una opción ideal si no tenemos demasiado espacio en casa. Se colocan encima de una mesa, como puede ser la de comedor o la de la cocina. Su peso ronda el kg, y sus dimensiones pueden alcanzar incluso las de una tabla plegable estándar. Suelen contar con una percha para colgar. Se pueden comprar desde 15 euros, hasta más de 50 euros.


Mantas de planchado

¿Quién no ha improvisado alguna vez una tabla de planchar con una toalla en una mesa? Seguramente sus diseñadores partieron de esta idea. Hoy en día podemos encontrar variedad de mantas de planchado. Suelen estar confeccionadas de algodón, fieltro y silicona resistente al calor y algunas llevan imanes en las esquinas para poder fijarlas a superficies metálicas, como la lavadora. El reverso es antideslizante, para evitar que se mueva mientras se plancha. 


La enrome ventaja es que convierte cualquier mesa en una tabla de planchar y la puedes guardar en un cajón. Al igual que con el resto de las tablas de planchar, las hay de prácticamente cualquier tamaño, lo que también hace que varíe su precio, desde 10 euros hasta 50 euros.


Tablas de planchado activas

Son una opción más sofisticada, interesante para familias numerosas o pequeños negocios. Estas tablas son eléctricas y calientan, soplan (crean una cámara de aire) y aspiran (reducen la presencia de arrugas en tejidos delicados). El planchado es mucho más rápido porque las prendas se calientan por ambas caras y el aire suaviza las arrugas. Eso sí, no son baratas: rondan los 250 euros.


Temas relacionados

para ti

en destaque