Berja

El virgitano que descubrió el Estrecho de Bering

Un acta notarial de 1583 acredita que el navegante Lorenzo Ferrer Maldonado nació en Berja

Valeriano Sánchez, Eloísa Cabrera y María Luisa Andrés junto al acta notarial de Lorenzo Ferrer en el Archivo Histórico Provincial de Almería.
Valeriano Sánchez, Eloísa Cabrera y María Luisa Andrés junto al acta notarial de Lorenzo Ferrer en el Archivo Histórico Provincial de Almería.

La delegada de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía en Almería, Eloísa Cabrera, presentó este martes el Documento del mes del Archivo Histórico Provincial. Acompañada por el historiador Valeriano Sánchez Ramos y María Luisa Andrés Uroz, directora del Archivo, hizo público ante los medios de comunicación un escrito de grandísimo valor que muestra que la persona que descubrió en el siglo XVI el conocido como Estrecho de Bering, entre América y Asia, era almeriense.


El documento en cuestión es un acta notarial, que data del año 1583, y en ella se certifica que el navegante Lorenzo Ferrer Maldonado nació en la localidad almeriense de Berja y no en Guadix (Granada), como se creía hasta hace poco. Según las investigaciones, dibujó el primer croqui del estrecho entre Siberia (Rusia) y Alaska (Estados Unidos) en 1588, un argumento que adelanta el descubrimiento de este canal, que fue secreto de Estado para el rey Felipe II, en 140 años antes que lo establecido por Vitus Bering, explorador danés al servicio del Imperio ruso que lo cruzó en 1728 y quien puso nombre al paso natural entre los dos continentes.


"Es una joya, porque primero nos desvela que es de Berja, por lo que Almería está en la carrera de Indias mucho antes de lo que se decía. Segundo, ¿por qué ha sacado ese señor esos saberes cómo para poder manejarse en aguas heladas teniendo en cuenta que viene de un mar tan pequeño como el Mediterráneo. Y tercero, el documento habla de 1583, cinco años antes que hiciera su travesía al Polo", afirma Valeriano Sánchez, también natural de Berja.



De certificarse al cien por cien el descubrimiento del virgitano, la provincia de Almería tomaría una gran relevancia en la historia de este punto estratégico entre América y Asia que tiene una anchura de unos 82,7 kilómetros, con una profundidad entre 30 y 50 metros. Sin ir más lejos, abriría el debate del propio nombre que merecería tomar este Estrecho.


Como muestra la documentación histórica, Felipe II encargó la travesía a Ferrer, que inició su largo viaje desde el puerto de la ciudad portuguesa de Lisboa en busca de una nueva ruta que permitiera sortear los peligros de la piratería a la que estaban siendo sometidos los barcos de bandera española en el Océano Pacífico. Durante sus más de dos meses de navegación, con las embarcaciones Nao Esperanza y Santa Ana, el  virgitano recorrió 10.877 kilómetros, más de un siglo antes que el navegante danés Bering, quien puso nombre a este estrecho cuya historia queda ahora vinculada de una forma directa a la localidad de Berja.



Incertidumbre sobre las primeras exploraciones

La primera travesía de un europeo del estrecho de Bering de la que existe un consenso entre los historiadores ha sido siempre la del navegante ruso Semión Dezhniov en 1648, durante su viaje por la costa ártica, aunque no la documentó ni la hizo pública en su momento y su veracidad genera ciertas dudas. Tras la aparición de Vitus Bering (1728), pasaron muchos años más tarde por este lugar conocidos exploradores británicos como James Cook (1778) y Frederick William Beechey (1826).


La aparición de documentos como el de Ferrer refuerzan las teorías de que existen travesías más tempranas que las anteriormente citadas. Basadas en testimonios escritos, surgidos años más tarde, estas tesis empezaron a abrir la posibilidad de que por este estrecho pasaran anteriormente el propio Lorenzo Ferrer (1588), Juan de Fuca (1592) o Bartolomé de Fonte (1640), aunque siempre han sido consideradas exageraciones.


Sin embargo, la reciente investigación del Instituto de Estudios Almerienses (IEA) publicada este mismo 2021 sostiene que el navegante almeriense sí que cruzó el estrecho en 1588, aunque no existiese información alguna de dicha travesía hasta años más tarde. Esta investigación, realizada por Alfonso Viciana Martínez-Lage y Valeriano Sánchez Ramos, ha cotejado datos facilitados por Maldonado, como la descripción de accidentes geográficos, informes de la fauna y flora y rutas concretas, con los datos conocidos en la actualidad.

 

Temas relacionados
Berja

para ti

en destaque