Paralizan la excavación de Baria por falta de autorización de Cultura

El alcalde asegura que hará lo posible por conservar ese suelo histórico alejado del ladrillo

La parcela objeto de la discordia está situada frente a la playa de Cala Siret.
La parcela objeto de la discordia está situada frente a la playa de Cala Siret.

El Ayuntamiento de Cuevas del Almanzora ha ordenado paralizar los trabajos de excavación arqueológica en el yacimiento de Baria de Villaricos ante la  falta de autorización de la Delegación Territorial  de Cultura a la  empresa promotora P3, con razón social en Madrid.


La Policía Local se personó el miércoles pasado en el solar y solicitó a los responsables de los trabajos la pertinente autorización que no les fue mostrada. Por ello se precintó la maquinaria y se abrió expediente hasta su aclaración.


El alcalde de Cuevas del Almanzora, Antonio Fernández, expresó ayer su deseo de que se pueda proteger ese bien cultural del municipio. Fernández añadió que “con la ley en la mano va a ser muy difícil porque hay una sentencia favorable del Supremo a los propietarios desde 2014”. El primer edil cuevano ha mantenido contacto con la delegada territorial de Cultura, Eloísa Cabrera, quien le ha transmitido su interés proteccionista en el yacimiento.



Inspectores de la Junta de Andalucía han visitado estos días las catas arqueológicas para analizar los hallazgos como parte de un muro fenicio y fragmentos de vasijas, ánforas y ajuar de origen presumiblemente fenicio, púnico o romano. 


La promotora de esta futura edificación de 24 viviendas frente a Cala Siret presentaron hace un mes el proyecto básico de en el Ayuntamiento y aún no han obtenido la licencia de obras. El arquitecto es Lucas Marquenie.



La clave de la paralización puede estar en que el suelo donde se proyectan las viviendas ha cambiado recientemente de manos: Villaricos S.L. de capital inglés vendió a los actuales propietarios P3 la polémica parcela en primera línea de playa y los trabajos se reiniciaron hace unos días tras quedar interrumpidos hace justo ahora dos años. 


Para realizar la excavación arqueológica, los anteriores propietarios obtuvieron autorización del delegado entonces Alfredo Valdivia firmada el 3 de diciembre de 2018 con vigencia de un año prorrogable por otro. Esa autorización está, por tanto, vencida y es probable que los nuevos propietarios no la hayan renovado hasta ahora. La próxima semana la empresa promotora tendrá un encuentro con el alcalde cuevano para aclarar la actual situación. Por el momento, el futuro de esa parcela sigue en el aire, aunque con la sentencia del Supremo en la mano se hace difícil que se pueda evitar la construcción de viviendas.


La única salida: que la Junta compre la parcela

Asociaciones ambientales y vecinales -Graeca, Ecologistas en Acción y Unidos por Baria- han convocado una manifestación para este domingo junto al yacimiento en contra del proyecto urbanístico en ciernes bajo el lema ‘Baria no se vende’.


A estas alturas, tras 17 años desde las primeras acciones para proteger ese entorno único, esa encrucijada de civilizaciones antiguas, la única salida para esa parcela bariense de 500 metros es que técnicos de la Junta valoren en tal medida los hallazgos que decida pagar a los propietarios el lucro cesante y comprar el suelo a un precio que podría rondar los tres millones de euros a precio de mercado.

 

Temas relacionados
Cuevas del Almanzora Arqueología Cultura

para ti

en destaque