Albox

El águila real vuelve a imperar en el cielo de Albox

Un joven ejemplar de esta especie protegida, desaparecida durante años, sobrevuela la localidad

El joven águila mientras sobrevuela el municipio de Albox.
El joven águila mientras sobrevuela el municipio de Albox. La Voz

Nos encontramos en un paraje rural del municipio de Albox. Se trata de una zona donde se respira a naturaleza a través del aroma de hierbas aromáticas como el tomillo. Sin embargo, al mirar a uno y otro lado vemos poco más que matorral rodeando una rambla seca. La historia cambia cuando, por inercia, miramos al cielo. Una sombra negra vuela a lo lejos dibujando grandes círculos. Pese a la distancia y lo abstracto de la figura, las dimensiones del ave no dejan otra opción. "Un águila o un buitre", dicen algunos testigos del momento.


Lo más habitual nos llevaría a pensar en el buitre, ya que no es la primera vez que los vecinos se topan con este animal proveniente de la zona de Los Vélez u otras áreas cercanas. Pero esta vez no. Se trata de un joven águila real. Un ave rapaz prácticamente desaparecida de los alrededores del núcleo urbano albojense durante años y que ahora ha vuelto. Y tiene la intención de quedarse.

La presencia de un águila joven se puede traducir en que, no hace mucho, una pareja ha procreado cerca de esa misma zona. El primer paso para el regreso de una especie esencial para la biodiversidad y clave contra las plagas. "La vi por primera vez hace un mes, cuando fui a coger aceituna a nuestro cortijo", recuerda Elena Jiménez, graduada en Ciencias Ambientales. Ha sido la primera que ha dado la voz de alarma -o en este caso, de un optimismo moderado- ante el regreso de esta especie.

Jiménez pone en valor el hecho de que la zona de la rambla de Albox y del Saliente tiene "mucho potencial para la biodiversidad de ecosistemas xerófilos". Se trata de ecosistemas que se dan en lugares semidesérticos y compuestos por matorrales, entre otras especies. Teniendo en cuenta el tipo de fauna que habita en estos parajes, si el ser humano lo permite puede convertirse en todo un paraíso para un águila real.

"Hay mucha caza para una especie depredadora. Hay muchos conejos, topillos, ratas...", valora la ambientóloga. Esto quiere decir que el águila real es una aliada contra las plagas de las especies antes mencionadas y que con frecuencia se dan en el campo. El hecho de que haya estado "bastante desaparecida en esta zona" al igual que otras antaño habituales como el búho real ha hecho que no puedan "regular la población de otras especies, que son las que ellas consumen", por lo que a menudo se aprecia una aparición masiva de animales como los conejos.

Razones para el optimismo
Ahora, con la visualización de este joven águila, hay razones para el optimismo. Por un lado porque su caza esta totalmente prohibida al tratarse de una especie protegida, con penas que pueden llegar a suponer el ingreso en prisión. De hecho su presencia ya ha sido comunicada a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad.

Por otro lado, porque en zonas cercanas a la sobrevolada por el águila se ha visto a otro ejemplar de la misma especie pero que presentaba una importante diferencia. Era un adulto. Por lo que puede tratarse de su progenitor, confirmando que la especie ha encontrado un lugar donde procrear y donde ahora, el joven, busca su propio terreno para dominarlo desde el cielo.

La ambientóloga nos da también algunos consejos para no volver a dudar al mirar al cielo y no solo para diferenciarla de los buitres (algo fácil si la distancia no es mayúscula) sino también para conocer su edad. "Cuando son jóvenes las águilas reales, el primer año tienen el plumaje muy característico. Viéndolas desde abajo tienen dos manchas alares blancas que se notan mucho y también tienen una pequeña franja blanca en la cola. Ves un águila con esas manchas y no cabe otra: es un águila real".

Una especie protegida por la ley

Consultadas acerca de la aparición del águila real, fuentes oficiales de la Guardia Civil han señalado que se trata de "una especie que goza de nivel de protección especial y por supuesto no se puede cazar", por lo que "el que dispare a un ejemplar se enfrenta desde infracción administrativa en el caso más leve (disparar a especie no cinegéticas) hasta delito (infracción penal) si el águila resultara herida o fallecida".



 

Temas relacionados
Albox Medio Ambiente

para ti

en destaque