Antas

La Guardia Civil arresta a 9 neonazis de Antas Klan por palizas a inmigrantes

La Operación Malaquita halla simbología nazi y fascista del autodenominado Antas Klan

Efectos hallados en el registro en la casa del presunto líder
Efectos hallados en el registro en la casa del presunto líder La Voz

Nació hace años, pero un episodio marcó su historia con tintes fundacionales el pasado verano. El autodenominado Antas Klan manchó las paredes del pueblo con un manifiesto racista y xenófobo de apenas 14 líneas y mensajes propios del nazismo.


El grupo se presentaban en sociedad con nombre y apellido para confirmar las  amenazas a “los árabes” y a sus colaboradores. “Queremos dejar claro también, que son tan culpables las personas que roban como quienes les alquilan sus casas”.


La Guardia Civil acaba de cortar de raíz la escala de violencia física y verbal con la detención de nueve personas presuntamente vinculadas al grupo neonazi Antas Klan. Se le acusa de agresiones a inmigrantes y de una propaganda propia de ultraderecha, xenófoba y racista.


“Se les imputan los delitos de incitación al odio y violencia contra una minoría diferenciadora, por razones de índole racista, xenófoba e islamófoba, por integración en grupo criminal, asociación ilícita y por tráfico de estupefacientes”, precisan fuentes oficiales de la Comandancia de Almería.


Todos los detenidos tienen edades comprendidas entre los 18 y 28 años, pero el episodio está lejos de ser un juego. La investigación desarrollada por la Guardia Civil revela una presunta estructura criminal encabezada por un vecino de Antas, considerado el cabecilla e identificado como D. Era el líder y en su casa se hallaron materiales inequívocos de su afiliación al nazismo.




Según la investigación, en el registro de su vivienda aparecieron una navaja con la inscripción de la esvástica roja en su empuñadura, dos puños americanos, 491 pasquines o carteles de distinto contenido radical, atribuidos a Antas Klan, una báscula de precisión y drogas.


El grupo se amparaba en una supuesta inseguridad en el pueblo vinculada a la población islámica, totalmente desmentida por la Comandancia de la Guardia Civil y desacreditada por las cifras de criminalidad. Querían “tomar el control”, según sus escritos propagandísticos.



Registro de la Guardia Civil
Registro de la Guardia Civil


Con esta excusa, salían en patrullas nocturnas y llegaron a perpetrar palizas a inmigrantes, según las diligencias del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número Cuatro de Vera. “Se agrupan en torno a una ideología de extrema derecha creando patrullas clandestinas que, durante la noche, plagan de pasquines las calles con mensajes promoviendo el odio y la violencia hacia la comunidad islámica”, precisa la Guardia Civil.

Origen en 2015
Las acciones eran recientes, aunque sus orígenes están en 2015. Entonces la Comandancia coordinó el arresto de seis personas acusadas de hechos similares. Dos de los detenidos eran menores de edad. “Habían realizado pintadas de simbología neonazi y de hostilidad contra la comunidad islámica, con ataques verbales y físicos, por razón de su pertenencia o condición diferenciadora, que atendía a motivos racistas, xenófobos e islamófobos”.


Tras estas detenciones los investigadores obtuvieron indicios de la existencia en la localidad de un grupo violento, de carácter juvenil de inspiración neonazi e ideología de extrema derecha “que se encontraba directamente relacionado con una serie de acciones de carácter violento sobre una minoría que podrían alterar la convivencia y seguridad ciudadana en dicho municipio”, según la Guardia Civil.


 

Temas relacionados
Antas Asociaciones Drogas Verano

para ti

en destaque