Alcudia de Monteagud

Cultura y naturaleza contra el despoblamiento: Un edificio de Norman Foster

La fundación acepta encargarse del proyecto que hará que el municipio recupere población

Las ruinas nazaríes de la Torre de Alhabia, el elemento más importantes del patrimonio histórico de Alcudia de Monteagud.
Las ruinas nazaríes de la Torre de Alhabia, el elemento más importantes del patrimonio histórico de Alcudia de Monteagud.

Alcudia de Monteagud acogerá el primer proyecto desarrollado en España por la Fundación Norman Foster.


La iniciativa presentada por el municipio almeriense y por el impulsor y redactor de la propuesta, el historiador Juan García de la Torre, ha merecido interés de esta prestigiosa entidad a nivel mundial, que hace unos dos años abrió sede en Madrid. La decisión afirmativa por parte de la Fundación respecto a esta propuesta se produjo en unas circunstancias tan especiales como las derivadas de la pandemia y del consiguiente Estado de Alarma. Este contexto no ha hecho sino añadir aún más interés de cara a su realización.  


Este proyecto tiene como objetivo fundamental generar factores de sostenibilidad económica y social en un municipio que ha visto mermar su población de manera preocupante. De alguna, manera, se trata de una iniciativa que podría resultar ejemplarizante para atajar el acuciante problema de la llamada España vacía.


Abordar el problema demográfico en el medio rural, adquiere en el caso de Alcudia de Monteagud aspectos especialmente interesantes en el ámbito local. Las características de la comarca a la que pertenece, donde existen otros municipios que también presentan este problema en mayor o menor grado, le confieren también una esperada influencia más allá de sus límites.



Centro Cultural

La denominación de este proyecto es aún provisional. De momento responde al sugerente nombre de Centro Cultural y Albergue Torre Nazarí de Alhabia. Consiste en un conjunto que se ubicará en la ladera de un valle cercano a Alcudia de Monteagud y que estará formado, básicamente, por tres elementos: un alojamiento turístico para una veintena de personas formado por viviendas independientes, una construcción polivalente de 250 metros cuadrados, destinada a la celebración de seminarios, congresos y talleres; y un auditorio musical.


Tras ser aceptada esta propuesta, la Fundación comenzará el proceso de redacción del proyecto, al tiempo que el Ayuntamiento de Alcudia de Monteagud iniciará las gestiones oportunas para que se haga realidad esta especie de sueño que ahora está mucho más cerca de poder materializarse.


Torre de Alhabia

El entorno elegido, conserva ruinas de la época nazarí que serán integradas en el conjunto bajo el criterio más que contrastado del estudio de Norman Foster. La Torre de Alhabia fue calificada como Bien de Interés Cultural en 1993.


De hecho, la existencia de estas ruinas, unida al interés por desarrollar propuestas para devolver al medio rural amenazado de despoblamiento opciones de futuro, constituyen dos pilares esenciales del interés que este proyecto ha despertado en la Fundación Norman Foster. 


Cultura, reactivación demográfica y puesta en valor del patrimonio confluyen en este proyecto que ahora estará firmado por una de las referencias más importantes a nivel mundial como es la de Norman Foster.

 

En este sentido, cabe apuntar que esta pieza del patrimonio histórico provincial está asentada en un paraje de especial interés natural y una belleza paisajística muy especial, representativa de la auténtica Almería del interior que aún está por descubrir para muchas personas, incluidos los propios almerienses. 


Además de estos propósitos, el impulsor de este proyecto, Juan García de la Torre, también apunta como uno de sus objetivos que el Centro “también  sirva como punta de lanza de la recuperación demográfica y económica en la Sierra de Filabres y un símbolo de la salida de la crisis en la provincia de Almería”.


Otra faceta que también ha influido en la apuesta de la Fundación por el proyecto de Alcudia de Monteagud es su vocación ambiental. Como explica García de la Torre,  “el Centro deberá estar integrado armónicamente en el entorno natural y ser energéticamente autosuficiente. En resumen, este proyecto aspira a  convertirse en ejemplo de arquitectura ecológica y sostenible para el siglo XXI”.


Nuevo modelo

Juan Blas Martínez, alcalde de Alcudia de Monteagud considera al respecto que esta iniciativa “se plantea como un revulsivo económico para el interior de la provincia. De hecho abre el camino a un nuevo modelo de turismo de pequeña escala, pero de muy  alto valor añadido, basado en la Naturaleza y la Cultura". 


El primer edil del municipio filabreño está convencido de que "es tiempo de mirar hacia adelante y acometer proyectos innovadores e ilusionantes que restablezcan nuestra confianza en el futuro". Según el censo de 2018, Alcudia de Monteagud cuenta con un censo de 135 personas, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), determinados en 2018.  


La gráfica de evolución poblacional es contundente: el municipio ha perdido población de manera acusada desde 1950, año en el que aún se acercaba a los 500 habitantes.


Como hecho significativo cabe recordar que su decadencia demográfica estuvo a punto de causar la desaparición definitiva de sus fiestas patronales, que se celebran el 13 de diciembre en honor a Santa Lucía. 


La Fundación

Norman Foster Foundation abrió su sede en Madrid en junio de 2017. Esta entidad nació “con el objetivo de continuar su labor de fomento del pensamiento y la investigación interdisciplinar para ayudar a nuevas generaciones de arquitectos, diseñadores y urbanistas a anticiparse al futuro”.  La sede ocupa un palacete diseñado por Joaquín Saldaña en 1912 para el Duque de Plasencia -en el que también ha estado la Embajada de Turquía durante medio siglo y un banco español-, alberga en su interior el Archivo y la Biblioteca Norman Foster, que ofrecen una visión de la historia de nuestro entorno construido a través de la obra de Norman Foster, así como galerías y espacios de estudio y trabajo.


El arquitecto británico presenta un palmares interminable de galardones, entre los que cabría destacar el Premio Príncipe de Asturias de las Artes que recibió en 2009.  En España su nombre va ligado indefectiblemente a edificios de gran singularidad estética y funcional que se ha convertido en iconos de las ciudades en las que se alzan. 


Así sucede con las célebres bocas de metro de Bilbao, la ampliación del Museo del Prado o las torres Cepsa también en Madrid.


La importancia de mirar hacia arriba

La poderosa atracción que despierta el nombre de Norman Foster se unirá, si todo se desarrolla como está previsto, al de Alcudia de Monteagud. Al de la provincia de Almería.


A veces, es necesario mirar hacia arriba para ver las estrellas, como sucede en el cercano Calar Alto. Desde el sencillo y auténtico encanto de Alcudia de Monteagud, la Naturaleza y la Cultura podrán unirse para formar la tabla de salvación que necesita un municipio que trata de luchar contra la despoblación. Un pueblo que no ha olvidado su pasado y su riqueza natural y que, quizás por eso, aspira a tener futuro.


 

Temas relacionados
Despoblación Fiestas Bibliotecas Cultura Patrimonio Alhabia Arquitectura Alcudia de Monteagud Construcción Estado de alarma Estética Calar Alto

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería