Bédar

Bédar adquiere la mina Mulata y quiere convertirla en un museo

Dos geólogos franceses realizarán durante junio un estudio para poner las galerías en valor

Bédar adquiere la mina Mulata y quiere convertirla en un museo
  • Los geólogos con el concejal de Turismo y representantes de ‘Bédar Sostenible’ en el interior de la mina.
  • V. Visiedo P.
  • Víctor Visiedo
  • 10:57
  • 09.06.2018
  • / actualizado a las 00:00
  • 09.06.2018

El Ayuntamiento de Bédar ha adquirido la mina de la Mulata, ubicada en pleno núcleo urbano, con el objetivo de convertirla en un atractivo turístico. Un proyecto ilusionante para el concejal de Turismo, José Ramón Muñoz, que considera que “se inicia una nueva etapa para el municipio”.


No ha trascendido la inversión que ha sido necesaria para llegar a un acuerdo con el propietario de la mina, que hasta ahora se usaba como almacén. Lo que sí deja claro el edil es que “si la hemos adquirido es para ponerla en valor y que sea un atractivo para el visitante”, aunque es difícil fijar plazos para que los proyectos se lleven a cabo, ya que supone un esfuerzo muy importantes para un municipio que no llega a los 900 habitantes.


Proyecto en marcha

Desde hace unos días, dos geólogos franceses procedentes de la Universidad de Lorena, en la ciudad de Nancy, se encuentran trabajando en la mina Mulata para llevar a cabo el proyecto de puesta en valor de la misma. Se trata de Maxence Regnault, estudiante del último curso de Geología, y Thomas Pesenti, geólogo ya titulado y con experiencia en las minas bedarenses. Junto a ellos está Ine Thijs en representación de ‘Bédar Sostenible’. Gracias a la asociación y la colaboración con el Ayuntamiento, los dos jóvenes franceses llevarán a cabo un minucioso estudio de la mina. Hay que recordar que fruto del convenio de ‘Bédar Sostenible’ y la Universidad de Lorena, cada año viajan a la localidad decenas de estudiantes para conocer la zona y realizar un trabajo de campo  estudiando sus minas. 




Durante todo el mes de junio, Regnault y Pesenti trabajarán en la mina Mulata para cartografiarla, hacer un estudio completo de los minerales presentes en la mina, evaluar los posibles peligros de las galerías y establecer las actuaciones para mejorar la seguridad, así como proponer posibles actividades y proyectos turísticos que se puedan desarrollar en la mina.


El principal proyecto sería crear un museo en el interior de la mina, aprovechando la amplia entrada y algunas de sus galerías, con paneles informativos sobre la etapa de esplendor de la minería en la localidad. Así, los visitantes podrías recorrer parte de la mina y sentirse como uno de los mineros de principios del siglo XX que extraían el hierro de sus entrañas.


Otra de las ideas de los jóvenes geólogos es crear un espectáculo de luces y sonido en el interior de las galerías, o una sala de proyecciones.


Una mina singular

La mina de la Mulata cuenta con unas características peculiares que la hacen atractiva para convertirla en un reclamo turístico. Por un lado, su ubicación es perfecta. Está en pleno casco urbano, con la entrada por la carretera AL-6109, que va desde Los Gallardos a Lubrín.


Por otra parte, no tiene mucha peligrosidad, ya que las galerías son amplias y se encuentran en buen estado. Además, uno de sus encantos es que cuenta con un desnivel de más de 50 metros, algo que la diferencia de otras minas como la Higuera (sin apenas desnivel), para la que también hay interesantes proyectos de futuro.


La Mulata fue una de las minas de hierro más importantes de la zona. Empezó a explotarse en 1897 y de sus galerías salía el mineral hacia el cargadero de Tres Amigos a través de un ramal del ferrocarril, para luego llegar hasta Garrucha. En los años 20 dejó de trabajarse en ella. Está formada por huecos y pilares, tanto de mineral como de mampostería y pueden verse las huellas dejadas por los barrenos.