Plataformas y asociaciones se unen en un gran movimiento social por el agua

Una docena de entidades se organizan en defensa del uso racional de los recursos hídricos

Protesta de la Plataforma de Los Vélez contra “el robo del agua”.
Protesta de la Plataforma de Los Vélez contra “el robo del agua”.
Eva de la Torre
00:37 • 15 dic. 2016

Aunque las lluvias de las últimas semanas han calmado la sed de la tierra y los campos de la provincia, el problema de la escasez de  agua que padece Almería es mucho más complejo que el resultante de una larga sequía. En la gestión eficiente de los recursos hídricos, de la que la provincia ha sido ejemplo en otras épocas, han aparecido en los las últimas décadas nuevos actores que han roto el delicado equilibrio conseguido durante siglos.


Por ello, desde hace unos años han ido creándose asociaciones y plataformas para la defensa de acuíferos, manantiales y ríos. Ahora, todos ellos han dado un paso más y se han unido en un gran movimiento social para la defensa del agua y su uso racional en la provincia.


En la UAL
La Universidad de Almería ha sido el lugar en el que han celebrado la primera reunión, un encuentro en el que han participado doce asociaciones “con el objetivo común de aunar esfuerzos para proteger el agua como bien común”, explican los participantes, entre los que se encontraba el profesor Jose María Calaforra.
En esta reunión inicial han participado diferentes organizaciones y colectivos tales como la Asociación en Defensa del Agua de los Vélez, la Asociación Cañada Las Norias, la Plataforma en Defensa del Acuífero del Río Aguas, El Círculo de Ecología y Medio Ambiente Rural, la Asociación Siom, el Grupo de Investigación Recursos Hídricos y Geología Ambiental de la Universidad de Almería, Greenpeace, el Grupo Ecologista Mediterráneo, Equo, Ecologistas en Acción, la Plataforma Acuíferos Vivos y la Sociedad Amigos de Sorbas.


Este ambicioso proyecto tiene en cuenta el aspecto social, político, cultural, medioambiental y económico del agua como uno de los bienes más preciados de la naturaleza y patrimonio de todos los seres vivos del planeta. “El agua es un bien natural y no es propiedad de unos pocos”, aseguran.




Desde esta nueva plataforma ciudadana se afirma que “tenemos grandes esperanzas en la reunión que mantendrá la Plataforma del Acuífero del Río de Aguas la próxima semana con el delegado de Medio Ambiente, para conocer qué medidas concretas se han tomado desde la reunión del pasado mes de julio para la recuperación de este acuífero”.


Pozos ilegales
Así, recuerdan que en esa reunión se pusieron sobre la mesa “cuestiones como las acciones contra los cientos de pozos ilegales, las roturaciones de suelo forestal trasformado en olivar de regadío superintensivo, cambio de uso de terrenos de secano a regadío que se han ejecutado a pesar de encontrarse sobreexplotado el acuífero o dar prioridad a los habitantes de los pueblos y en el consumo de agua antes que a los grandes regadíos, entre otras cuestiones”.


De hecho, en aquella reunión, el delegado, Antonio Martínez, aseguró que se han incrementado las inspecciones sobre el terreno para detectar las tomas ilegales de agua y que, con los agentes de Medio Ambiente se pretende realizar un control exhaustivo de estas prácticas.


La nueva plataforma lanza  un mensaje como resumen de su reunión: “La unión hace la fuerza y estamos convencidos que conseguiremos nuestros objetivos si luchamos todos juntos hombres y mujeres por uno de los bienes más preciados y a la vez más escaso que tiene nuestra provincia y sus habitantes: EL AGUA”, concluyen.


Una muñeca de agua en La Tala
La comarca de Los Vélez y la Asociación por la defensa del agua “no se resigna”. Así lo aseguran desde la organización a la espera del informe de los geólogos de la asociación para confrontar los resultados con los que recoge el estudio de la Comisión de aguas del Guadalquivir.


Desde la Asociación cuentan que “en el Cortijo de La Tala, en Vélez Blanco, se ha producido un acontecimiento que confirma nuestras sospechas. Desde mayo, coincidiendo con la extracción masiva de los pozos para el cultivo de las lechugas, el manantial del que disponía esta cortijada estaba totalmente seco. Ahora, desde que hace un mes las extracciones cesaron por el parón en la actividad, hace ocho días que vuelve a surtir una muñeca de agua. ¿Quién sabe más, la Naturaleza o los técnicos”.



Temas relacionados

para ti

en destaque