Seis consejeros ponen en jaque al presidente de la CASI

Proponen hacer una auditoría de gestión y convocar nuevas elecciones

La cooperativa CASI es la mayor comercializadora de tomate de Europa.
La cooperativa CASI es la mayor comercializadora de tomate de Europa.

Seis consejeros de la cooperativa CASI -Juan del Pino Berenguel, José Belmonte, José Luis López Picón, Celedonio Pleguezuelos, Luis Miguel Ibáñez y José Manuel Albacete- han emitido un comunicado dirigido a los socios en el que informan de su intención de pedir una auditoria económica y de gestión y una vez conocido el resultado convocar unas nuevas elecciones en cuanto sea posible.


Los seis consejeros de la cooperativa de La Cañada de San Urbano, la mayor comercializadora de tomate de Europa, elevarán esta petición al Consejo Rector que se celebra hoy en la sede de la entidad en Los Partidores.


Consideran que la cooperativa que dirige Miguel Vargas junto a su  gerente, Antonio Domene, “no lleva el buen rumbo que siempre nos debe guiar”.

El Consejo Rector de CASI está formado por once miembros con voz y voto, con lo que estos seis consejeros disidentes con la gestión de Vargas tendrían mayoría suficiente para aprobar cambios en la administración de la empresa, que cuenta con una masa social de más de 1.500 socios.



Considera el grupo de disconformes firmantes que “los proyectos iniciados por Vargas han fracasado y le ha costado a la cooperativa mucho dinero, como el proyecto Holanda, externalización, el calabacín, los pimientos y el tema Verdita, que merece mención especial”.


Verdita es la sociedad compuesta por CASI, Biosabor y Unica Fresh y La Palma, que comercializa el tomate asurcado Adora. Los consejeros disidentes consideran que “el presidente de CASI con nuestra imagen está promocionando un tomate que hace competencia a nuestro RAF, que es el buque insignia de CASI, en perjuicio de nuestros productores”.


También añaden en su escrito que “en el Centro Aeropuerto las cosas no están claras y vemos cómo los socios presentan escritos de queja y no queremos hablar de San Isidro y de lo ecológico”.


Estiman también que “la falta de entendimiento y diálogo que no ha existido por la Dirección y Recursos Humanos con el Comité, nos iba a llevar a una huelga que hemos evitado”. Aseguran los seis firmantes no tener entre sus pretensiones la de aspirar a la presidencia de la CASI y es posible que ni estemos en la próxima Junta Rectora, pero queremos dejar una situación limpia y transparente para los que vengan”.


Añaden que “lo que pretendemos es parar la sangría económica de la cooperativa CASI y aclarar lo que está sucediendo en nuestros centros y llegar a los acuerdos justos y necesarios para ambas partes con nuestros trabajadores”.


Por ello, creen que la única salida es hacer una auditoría económica y de gestión y una vez obtenidos los resultados, convocar unas nuevas elecciones en paz social.


Las elecciones a la Junta Rectora de la CASI tendrían lugar en circunstancias normales durante la primavera de 2021. La última asamblea que debió de llevarse a cabo meses atrás, se suspendió por la crisis del covid-19.


Los consejeros disidentes afirman también que “necesitamos un voto de confianza para que todo se clare y sabemos lo que estamos haciendo”. La cooperativa de La Cañada de San Urbano, fundada en 1944, es una de las grandes comercializadoras del campo almeriense, con especial atención al tomate. En los últimos años ha vivido situaciones de tensión entre diferentes grupos de socios por hacerse con la presidencia de la sociedad. 

 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería