El invernadero acumula hasta un millón de kilos de restos plásticos

Cicloagro es el organismo que tiene la concesión de la recogida y reciclaje

Almería  suma una superficie de más de 30.000 hectáreas invernadas que provocan una gran cantidad de residuos plásticos en cada campaña.
Almería suma una superficie de más de 30.000 hectáreas invernadas que provocan una gran cantidad de residuos plásticos en cada campaña.
Manuel León 14:59 • 26 dic. 2017

La agricultura intensiva almeriense, que factura más de 2.000 millones de euros en 30.000 hectáreas, tiene un problema que se puede agravar en los próximos meses: los agricultores no saben qué hacer año tras año con 15.000 toneladas aproximadas de plásticos de la anterior campaña que duermen empaquetados -en el mejor de los casos- junto a sus explotaciones.


Uno de los hándicap más peligrosos de esta falta de solución es el mayor riesgo de virosis para los cultivos por la acumulación de restos.


La razón del acopio forzoso por los productores de este residuo agrícola es,  entre otras cuestiones, porque dos grupos chinos que importaban casi la totalidad de estos desechos han dejado de hacerlo por una nueva normativa estatal en ese país que prohibe la valorización del tipo de plástico negro y de solarización por el alto coste medioambiental de su reciclaje.


Este contratiempo para la buena estética del agro almeriense se agrava más porque el mercado apenas paga por este tipo de plástico haciendo onerosa su recogida.




Los fabricantes de plásticos, según la normativa medioambiental comunitaria, tienen la obligación legal de activar un sistema integral de gestión de estos residuos, al igual que la industria de los neumáticos, los aceites, y Ecoembes y Sigfito con los envases.


Desde 2012, el organismo Cicloagro, formado por los principales fabricantes de plásticos para invernaderos, tienen la concesión por cinco años de la recogida y reciclaje de estos residuos.


Dos son las empresas -Hermanos Mancha e Ibacplast- ambas en El Ejido, a las que Cicloagro tiene encomendada la tarea de ser centros oficiales de acopio y recogida. Sin embargo, estas dos compañías se quejan de que el plástico bueno, el de cubierta, con precio en el mercado, los agricultores lo llevan a la veintena de plantas que hay distribuidas por la provincia y el de menor valor que produce una tonelada cada dos hectáreas, les genera pérdidas su recogida ya que se paga a menos de siete euros la tonelada. La organización Coag, a través de su secretario provincial Andrés Góngora, ha mantenido algún encuentro con el director general de Prevención y Calidad Ambiental, Fernando Martínez Vidal, para solucionar este problema que afecta a 20.000 agricultores.


El concejal de Agricultura de El Ejido, Manuel Gómez, ha exigido también que la Junta obligue a Cicloagro a que cumpla con su deber de gestión de plásticos, “ante la crítica situación en la que se encuentra el campo”. Precisamente ahora acaba la concesión por cinco años a Cicloagro de la encomienda de esta gestión.


Queja de El Ejido
El pleno del Ayuntamiento de El Ejido aprobó hace unos días por unanimidad instar a la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía para que medie con su homóloga de Medio Ambiente en la retirada y gestión del millón de kilos de restos plásticos que se estima acumula el campo como consecuencia de los vertidos incontrolados realizados durante la pasada campaña agrícola.


El gobierno local del Poniente tacha de “inoperancia de la Junta de Andalucía a la hora de asumir sus responsabilidades en esta materia” por lo que el Ayuntamiento ha presentado hasta en tres ocasiones distintas sendas mociones en las que se exige a esta Administración a que ofrezca soluciones urgentes e inmediatas que garanticen una imagen acorde al competitivo sistema agrícola con el que se cuenta.
 



Temas relacionados

para ti

en destaque