Cien yacimientos mineros están a la espera de que alguien los explote

Oro, yeso, barita, topacio, caolín.. se reparten en 88.175 hectáreas de 50 pueblos

Antigua  mina romana de Espejuelo, en Arboleas, junto a otra zona que se va a investigar.
Antigua mina romana de Espejuelo, en Arboleas, junto a otra zona que se va a investigar.

El subsuelo de la provincia brilla más que la superficie, a tenor de la riqueza minera que aún atesora sin explotar. Más de un centenar de derechos de explotación caducados salieron hace tres años a concurso en Almería sin que despertara demasiado interés en el sector.


Solo dos empresas y un particular -Omya Clariana, Saint Gobain y Juan Manuel Llerena Hualde- presentaron solicitudes sobre cuatro recursos, en Alcudia, Antas, Arboleas, Cóbdar, Chercos, Líjar y Zurgena, para investigar su viabilidad y aprovechamiento económico.


Por debajo de la corteza de esta provincia sureña está documentado que existen yacimientos de yeso, mármol, serpentina, barita, caliza, arcilla, arenisca, topacio, dolomía, hierro, caolín, bentonita, kieselgur, esteatita, granate, roca bituminosa y pizarra, entre otros materiales.




Hay también aún oro enterrado en Cabo de Gata y  una empresa catalana sondeó hace una década la viabilidad de explotarlo. Otra compañía, Delafuente Consultores, realizó en 2011 sondeos de oro y cobre en el Cerro del Gallo, cerca de Abrucena y Fiñana.


Los procesos para obtener el permiso de explotación son complejos y tediosos, admiten desde la propia administración, y el éxito no está garantizado aunque se obtenga el visto bueno de la Dirección General de Minas de la Junta de Andalucía. Los derechos sacados a concurso en 2015, sin que se hayan solicitado en su mayor parte, están situados en 50 municipios de la provincia y ocupan unas 88.000 hectáreas, según los datos de la Delegación Territorial de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. Una vez solicitado uno de estos permisos por parte de alguna empresa, que esté libre y que no haya caducado, la administración regional  lo saca a lic itación para que haya libre concurrencia. Los solicitantes deben presentar documentación del proyecto en el que se incluye estudio de impacto ambiental abreviado y un plan de restauración del espacio afectado. Cada uno de esos sondeos previos a la explotación puede alcanzar hasta los 300.000 euros.




Mina romana
Los últimos sondeos y permisos de investigación se han otorgado en una cantera de piedra en rama en El Olivarico de Líjar, en la cantera Morales de Cóbdar y Alcudia, en Macael Viejo, y el obtenido por Juan Manuel Llerena, en representación de empresarios, en la barriada de Limaria, en Arboleas para buscar yeso, junto a una antigua mina romana que el Ayuntamiento pretende musealizar y poner en valor. “Es una iniciativa que si fragua puede dar empleo a la comarca a través de la explotación de una yesera”, dice Llerena.


 

Temas relacionados
Empresas Patrimonio

para ti

en destaque