Mil cabras del Cabo de Gata ingresan en el selecto club de las ‘Razas autóctonas’

Estas blancas celtibéricas pastan en la finca de El Romeral de 600 hectáreas frente a la playa de Genoveses

Cabras únicas del Cabo de Gata pastoreando frente a Genoveses, en la finca El Romeral.
Cabras únicas del Cabo de Gata pastoreando frente a Genoveses, en la finca El Romeral.

Casi mil cabras almerienses que se que crían en el Cabo de Gata acaban de ingresar en el selecto club de las ‘Razas Autóctonas”.


Se trata de los ejemplares del linaje celtibérico, algo así como la aristocracia del barrio caprino donde lucen estos individuos de blanco nuclear, con perilla abundante en machos y hembras y una altura de 75 centímetros.


Almería, que es una potencia en la variedad lechera de la raza murciano-granadina, tiene en la celtibérica, dedica exclusivamente a carne, una especie de santa sanctorum, casi en peligro de extinción, cuyas cualidades acaban de ser reconocidas con el sello de calidad por el Ministerio de Agricultura. La totalidad de este selecto ganado pastorea en la provincia en la finca cerealista y ganadera de El Romeral, de 600 hectáreas, propiedad de la empresa Playas y Cortijos. Y la artífice de que esta variedad caprina no se perdiera se debe en gran parte a la que fue propietaria de esos exclusivos predios, Francisca Díaz Torres, viuda del terrateniente José González Montoya.


El pastor Ferre
Uno de los pastores tradicionales de esos rebaños celtibéricos, criados en régimen extensivo, que contribuyó también a su buena crianza fue Antonio Ferre.  Ese buen hacer, en una época en la que el pastoreo de cabra para carne empezaba a decaer en favor de las variedades de leche, ha permitido que esta cabra ahora certificada siga alimentándose de forma ecológica a base de una dieta de rastrojeras de cereal, además de hierbas aromáticas como tomillo, romero, espliego o mejorana.




Casi la totalidad de la carne de la cabra celtibérica del Cabo  se dedica, por parte de la empresa propietaria, a autoconsumo en sus establecimientos como El Sotillo y otros en la zona de San José, en lo que eran antiguos almacenes de esparto. De este animal se aprovecha todo: desde las chuletillas hasta las costillas, pierna, cabeza, mollejas, hígado y piel, sin apenas grasa. El precio en canal alcanza los 20 euros el kilo.


El Ministerio ha autorizado a la Asociación de Ganaderos, Criadores de la Raza Caprina Blanca Celtibérica (Agrace)  a usar el logotipo de Raza Autóctona, sumándose así a otras cuatro existentes con este marchamo en la Península.


La Celtibérica se localiza en zonas de Huesca, Guadalajara, Albacete, Murcia,Granada y Almería, donde ramonean 1.000 de las casi 9.000 que quedan tan solo en toda España.  La definen como la cabra más bonita del país, de grandes cuernos con tirabuzones que se encuentran en pleno periodo de espelecho o muda de piel.


 

Temas relacionados
San José Asociaciones Antonio Ferre Cabo de Gata

para ti

en destaque