Comedor social de la Milagrosa

¿Cómo vamos a dejar a alguien sin comer?

Pedro Mena Enciso
09:00 • 25 oct. 2022

Caridad y Servicio  Estas dos palabras forman parte indisoluble de las Hijas de la Caridad, religiosas que llegaron por primera vez a Almería en 1847 al Hospital Provincial con una misión asistencial  entregando su vida a los  enfermos y necesitados de nuestra ciudad. Ellas atravesaron graves dificultades para sobrevivir y momentos especialmente duros como la epidemia de gripe, la guerra civil o la durísima posguerra… Desde muy pronto organizaron Tiendas de Asilo para paliar el hambre en los diversos barrios dando de comer a miles de personas en las calles  Alcalde Muñoz, Barrio Alto y Pedro Jover. Estos servicios puramente asistenciales se completaron con una gran labor educativa que hoy siguen ofreciendo, desde la fe y el amor al prójimo, en los Colegios del Milagro y La Milagrosa. Precisamente en la Calle Alcalde Muñoz todos sabemos de la existencia del Comedor Social de la Milagrosa, una obra con varias décadas de servicio a los más necesitados. 



Allí se forman verdaderas colas de hambre y necesidad que, lejos de disminuir, aumentan empujadas por el castigo del Covid y los efectos de la masacre en Ucrania.  La Superiora de los citados Centros de Enseñanza y responsable del Comedor, Sor Mª Angeles, pide ayuda para poder atender a las cerca de doscientas personas que acuden diariamente a comer. Hace años tuvo la ocasión de ser testigo de la  realidad que comentamos y también de la solidaridad de esta admirable Orden Religiosa siempre dispuesta a atender a los más vulnerables, a los excluidos de la sociedad.




 ¿Cómo vamos a dejar a alguien sin comer? comentan las responsables de esta modélica obra social. Es verdad que crecen las donaciones pero el número de marginados se ha multiplicado e incluso ahora acuden también a este Comedor personas que nunca se habían visto en esta situación de necesidad y que las diversas circunstancias los han arrojado a la lucha por la mera superviviencia.




Son muchos platos de comida, gastos de cocineras, limpiadoras, luz, agua...Sor Mª Angeles agradece la labor de los voluntarios y sus hermanas religiosas que trabajan desinteresadamente. Son importantes las donaciones de alimentos y aportaciones de particulares y sabemos que algunas Instituciones Públicas colaboran financiando algo (Consejeria de Igualdad, Diputación y Ayuntamiento) pero es  a todas luces insuficiente.




Es también fundamental el Servicio de Atención Social  que cuenta con profesionales de trabajo social y cuyos objetivos  son la acogida, información, orientación, derivación, y promoción personal. Desde Almería en el Tiempo pedimos a las Instituciones que se vuelquen con un Comedor Social que cumple con ese espíritu de vocación y servicio al que todos debemos aspirar


Temas relacionados

para ti

en destaque