Un tercer obispo pasea por Almería (en busca de ayuda)

Mbuka, obispo del Congo, recibe tratamiento en Torrecárdenas y busca ayuda para los suyos

El obispo de Boma, en un reciente acto en la casa sacerdotal.
El obispo de Boma, en un reciente acto en la casa sacerdotal.

Desde hace unas semanas, un nuevo alzacuellos pasea por las calles de Almería y oficia misas en las parroquias de la ciudad. No es un sacerdote más: es todo un obispo.


Y no, a Adolfo González Montes y a Antonio Gómez Cantero no les ha salido un tercer prelado. El obispo en cuestión tiene su propia Diócesis: la lejana Boma, en el Congo.


Monseñor Cyprien Mbuka está en Almería por motivos de salud. Desde que hace dos años una comitiva sanitaria almeriense llegara a su Diócesis, la relación entre aquel rincón del Congo y Torrecárdenas tienen una especial relación que ha ido más allá con el tratamiento que necesita ahora el obispo. Pero que va aún más lejos.



“Allí no hay medios para ocuparse de los enfermos. No hay medios económicos para ir a un hospital y que te traten. Ni personal, ni medicamentos, ni instrumentos de trabajo”, explica monseñor Mbuka a LA VOZ.


De hecho, una donación permitirá que Mbuka lleve a su tierra dos ecógrafos más que necesarios en Boma, un lugar en el que “los quirófanos son habitaciones normales en las que se opera con una linterna”, tal y como explica él mismo.



Allí, la Iglesia intenta llevar aire fresco: lucha por la igualdad en un país en el que los hombres compran, literalmente, a las mujeres para casarse; trata de cambiar mentalidades atadas aún a la superstición y la brujería; y, en definitiva, pelea por la supervivencia humana en un lugar sin agua corriente y con escasa electricidad (en el mejor de los casos).


Mbuka ahora pasea por Almería y lo hará durante un tiempo, buscando ayuda para los suyos y recuperando su salud a más de 7.000 kilómetros del millón de almas de la Diócesis de Boma.



El obispo de Boma donó su pectoral a San José, custodio de la provincia de Almería. En la foto, junto a Ramón Garrido.
El obispo de Boma donó su pectoral a San José, custodio de la provincia de Almería. En la foto, junto a Ramón Garrido.

 

Temas relacionados
Obispado de Almería Solidaridad

para ti

en destaque