El odio que avergüenza a Almería

La Fiscalía relata agresiones neonazis, vejaciones racistas y aporofobia en la provincia

Palacio de Justicia, sede de la Fiscalía Provincial de Almería
Palacio de Justicia, sede de la Fiscalía Provincial de Almería La Voz

Dos jóvenes caminan por las calles de Roquetas de Mar. Tranquilos. Despreocupados. Un día normal. Entonces se topan con un neonazi. Primero les golpea con el hombro y luego se encara a voces: “Maricones”. Parece no avergonzarse de sus ideas fascistas y completa la puesta en escena con un saludo romano con el brazo en alto y el lema “Heil Hitler”.


El episodio no queda solo en la escenificación pública del odio homófobo. El sujeto  persiguió a los jóvenes en su huida entre patadas y puñetazos, según consta en las diligencias judiciales. “¿Es que no os vais a defender, maricones?”.


La secuencia aparece relatada en la última memoria anual de la Fiscalía Superior de Andalucía (FSA) y ejemplifica la violencia verbal y física que crece en la provincia de Almería en el apartado de los llamados delitos de odio.


No es el único. La Fiscalía de Almería alerta sobre el crecimiento de conductas racistas, xenófobas y aporofóbicas, esta última incluida recientemente en los informes como una nueva línea roja.


“Almería habla de la necesidad de ampliar los colectivos a proteger en el Código Penal, en el ámbito de esta especialidad, como es el caso de la aporofobia", colectivo vulnerable por sus connotaciones económicas y sobre los que recae multitud de agresiones y vejaciones”, explica la FSA.




Una pareja musulmana
El abanico de incidentes registrados en Almería incluye un cóctel de xenofobia, racismo, vejaciones a personas con discapacidad y ataques por ideas políticas o religiosas. La FSA menciona unas diligencias abiertas en el partido judicial de la capital por “las posibles humillaciones a un ciudadano por el mero hecho de tener una relación sentimental con una musulmana”.  


También describe un proceso iniciado en Vera por “la negativa por parte del empleado de una inmobiliaria a enseñarle un piso anunciado para su venta a un cliente, por su origen marroquí”.


Igualmente, en la capital se iniciaron diligencias por una agresión a otro ciudadano magrebí. “A una persona de origen marroquí, que se encontraba caminando por el arcén de una carretera, se le acerca un vehículo ocupado por cuatro jóvenes y la golpean en la espalda con una vara”. Solo uno de ellos era menores de edad.


La Fiscalía Provincial de Almería solicita una modificación legal que extienda la protección sobre colectivos vulnerables ante los nuevos tipos de agresiones, humillaciones y acoso (con las redes sociales como actor principal).


En sus indicaciones, ofrece dos sugerencias. En primer lugar, tocar el bolsillo de aquellos que realizan vejaciones a personas en situación de pobreza o extrema pobreza. “Hay que dar preferencia a los reproches económicos frente a las penas privativas de libertad, por razones de proporcionalidad”.


Y, en segundo lugar, la Fiscalía propone una modificación normativa que permita resolver ciertos casos de forma más ágil. Es una cuestión más técnica, que el informe explica así. “Para evitar que la pena de inhabilitación arrastre la competencia para el enjuiciamiento en primera instancia de estas infracciones a la Audiencia Provincial”.


El objetivo es mejorar la respuesta judicial y proteger a las víctimas. Cosa distinta es el rechazo social. Los delitos de odio llaman a la puerta para avergonzar a Almería.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/201394/el-odio-que-averguenza-a-almeria

 

para ti

en destaque