Consumo “alarmante” de bollería entre los almerienses durante la cuarentena

Un 47,1 por ciento declara haber aumentado su ingesta habitual de alimentos

Los almerienses han comido más bollería durante el encierro.
Los almerienses han comido más bollería durante el encierro. Europa Press

El consumo de productos de bollería durante la cuarentena se incrementó un 46,1 por ciento por parte de los almerienses, lo que supone una subida "alarmante" de este tipo de alimentos debido a su impacto en la salud si no se toman con moderación.


Así se desprende del estudio realizado por un grupo de investigadores diplomados y graduados en Nutrición Humana y Dietética de Almería, quienes con cerca de un millar de encuestas validadas, han tratado de registrar el patrón alimentario durante la fase aguda del confinamiento derivado de la crisis sanitaria del covid-19.


Según los resultados de dicho estudio, trasladados a Europa Press, un 47,1 por ciento de los almerienses declaró haber aumentado su ingesta habitual de alimentos en general con respecto a sus hábitos previos al aislamiento, de forma que aunque la mayor subida se dio en productos de bollería, también se constataron incrementos de hasta un 30 por ciento en frutas, frutos secos, verduras y hortalizas.


A pesar de que el 96,6 por ciento de los encuestados reconocieron que la alimentación tiene una relación directa con la salud, los resultados obtenidos por el grupo de trabajo apuntan al incremento en la tendencia de picar entre horas. "La mitad aumentó esta conducta relacionada con la ansiedad y las emociones al pasar más tiempo en casa", han apuntado.



Asimismo, un 62,2 por ciento de los encuestados le dedicó más tiempo a la cocina y a las elaboraciones culinarias, siendo las técnicas de cocción más utilizadas el horno, la plancha y los estofados.


En cuanto a la realización de las compras, el número de personas que participaron de forma activa en la adquisición de víveres disminuyó a la mitad, lo que para los investigadores supone un "dato significativo" puesto que la mayoría de supermercados de la provincia suspendió temporalmente el servicio de reparto.


A estos datos hay que añadir que un 70,2 por ciento de los almerienses pidió menos comida para llevar y a domicilio; aunque, según han observado, "esto podría deberse a una disminución de la oferta".


Menos actividad física

El sondeo ha constatado además una disminución de la actividad física, principalmente por la prohibición de salir a la calle. "Uno de cada dos almerienses realizó menos ejercicio que antes del confinamiento; a pesar de que la estación primaveral, por su temperatura y horas de luz, es la más propicia para que aumente el número de personas que practica cualquier modalidad deportiva", han detallado.


Del análisis de estos datos, el grupo de trabajo deduce que los hábitos de alimentación de los almerienses "han empeorado significativamente" a causa del confinamiento, con un aumento de las cantidades ingeridas, del deseo de picar entre horas, así como del consumo de bollería y de snacks salados, todo ello unido a la disminución de ejercicio físico.


En la parte positiva, los resultados de la encuesta indican que la mayoría ha dedicado más tiempo a las elaboraciones culinarias y que un 30% manifestó haber aumentado su consumo de verduras y de frutas durante este período. "Un resultado más esperanzador para la salud presente y futura de la población", han apuntado.


En la muestra del estudio participado por los nutricionistas-dietistas Marta Tejón, María Morales, Fidel Salazar, Antonio Serrano, María Dolores Rubio, Angela Varela, Ana María García, Isabel Mª Morales, Paloma Abad, Francisco García y Lucía Muñoz predominan mujeres con un nivel alto de estudios que pasaron la cuarentena en zona urbana.


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería