Ana Julia, culpable de asesinato con alevosía y abocada a la prisión permanente

El jurado declara culpable a Quezada de cuatro delitos de lesiones psíquicas y daños morales

Ana Julia Quezada sale de la Audiencia Provincial rumbo a El Acebuche.
Ana Julia Quezada sale de la Audiencia Provincial rumbo a El Acebuche. Néstor Cánovas

Ana Julia Quezada asesinó a Gabriel Cruz Ramírez de manera "voluntaria, sorpresiva y repentina, sin posibilidad de defensa ni de reacción por parte del niño" aquel 27 de febrero de 2018 en la finca de Rodalquilar (Níjar).



El veredicto del jurado popular declara a la acusada culpable de un delito de asesinato con alevosía, agravado por la relación de parentesco, y la aboca a la prisión permanente revisable. Será la primera mujer en España condenada a cadena perpetua tras la reforma del Código Penal de 2015.


El portavoz del jurado leyó el veredicto a las 19 horas del jueves tras un día y medio de deliberaciones. El fallo, alcanzado por unanimidad, confirma la intención de Quezada de matar al pequeño Gabriel y la incapacidad del pequeño para defenderse de una agresión llegada desde su entorno familiar. 





La “desproporción de fuerzas” ya aparecía recogido en el informe del Instituto de Medicina Legal de Almería. “La acusada era consciente de su superioridad respecto al niño, por la diferencia de edad y complexión, ya que el niño medía 1,30 metros y pesaba 24 kilos”, señala el veredicto.

Sin embargo, desestima la existencia del ensañamiento, en contra del criterio marcado por la acusación particular. La representación de los padres Ángel Cruz y Patricia Ramírez presentó un informe médico para intentar demostrar que Ana Julia Quezada golpeó a la víctima repetidamente antes de asfixiarlo, entre 45 y 90 minutos después. "Aumentó de forma deliberada, inhumana e innecesaria el dolor y el sufrimiento de Gabriel", según el párrafo extraído del objeto de veredicto.




Ahora bien, los nueve miembros del jurado popular no dan credibilidad a la propuesta de la acusación particular y, como ya anunciara la fiscal Elena Fernández Lora, estiman que solo existió alevosía. Dicho de otro modo, el niño sufrió un ataque violento sin posibilidad de defensa, pero no sufrió más de una hora de agonía. Queda probado.


Además, el jurado popular declara a Quezada culpable de dos delitos de lesiones psíquicas y dos delitos de daños morales a los padres Ángel Cruz y Patricia Ramírez por provocarles “mayor sufrimiento” con su comportamiento durante los 12 días de búsqueda entre el 27 de febrero y el 11 de marzo de 2018.


La sentencia puede recurrirse ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). En cualquier caso, la magistrada Alejandra Dodero y los miembros del jurado popular realizaron un esfuerzo adicional para cumplir con los requisitos técnicos del veredicto e impedir errores que puedan tener recorrido legal en la apelación al TSJA.


En documento no estima las atenuantes de confesión y consumo de drogas expuestas por la defensa ejercida por Esteban Hernández Thiel y Beatriz Gámez. “Portaba medicamentos en su mochila, pero no hay pruebas para demostrar que las tomara o que tuviera sus capacidades volitivas afectadas”.


“Había ánimo de vilipendiar (...) la acusada cometió diferentes actos añadiendo un mayor sufrimiento a los padres del menor Gabriel Cruz Ramírez”, insiste. “Ana Julia Quezada quiso y fue consciente de que aumentaba el sufrimiento de Ángel Cruz, menoscabando su salud psíquica”, subraya uno de los puntos probados en el veredicto leído ayer en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.


Cuatro delitos más y pago de indemnizaciones

La magistrada Alejandra Dodero dictará sentencia en los próximos días en el caso de Gabriel Cruz Ramírez. La presidenta de la sala condenará a prisión permanente revisable a la acusada Ana Julia Quezada, ya que el delito de asesinato a un menor de edad aboca a esa pena desde la reforma legal de 2015. En cambio, tendrá que decidir sobre los cuatro delitos restantes. La fiscal solicita tres años de prisión por las lesiones provocadas a Ángel Cruz (agravada por el parentesco) y dos años y nueve meses a Patricia Ramírez. La acusación particular, en cambio, pide tres años por el delito de lesiones psíquicas y dos años por el delito de lesiones morales (este no era solicitado por la fiscal Elena Fernández Lora). Además, las partes conminan a la magistrada a imponer distintas medidas de alejamiento y pago de indemnizaciones, incluidos el pago de 200.000 euros por el coste de la búsqueda.





 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería