Lamdassem rozó el bronce en maratón

Kipchoge se convierte en mito

El español llegó en el quinto lugar.
El español llegó en el quinto lugar. Cadena SER

Si Eliud Kipchoge tiene confianza en la mirada, sobran las palabras. Algo grande viene. Y así fue en Sapporo. A sus 36 años, el keniano se elevó a categoría de mito. Segundo oro olímpico seguido en maratón. Lo hizo en una carrera clásica de campeonato, sin registros revolucionarios. Para eso ya están los retos que le han convertido en pionero. Aquí el Filósofo de Kaptagat sólo debía ganar, demostrar su superioridad. Y lo hizo, de manera aplastante (2h08:38). Con 1:20 de ventaja sobre la plata, el neerlandés Nageeye y 1:22 sacó al bronce, el belga Abdi. Ayad Lamdassem fue quinto (2h10:16).


Con 27 grados y 70%, la carrera olímpica no podía ser rápida de ninguna manera. Así que hasta la media maratón fue una cosa apta para muchos atletas. El soriano Dani Mateo (21º, con 2h15:21) daba buenas sensaciones, tomando la cabeza en el 16, Javi Guerra (33º, con 2h16:42) seguía en el grupo y silencioso, como acostumbra en la vida en general, marchaba Lamdassem, a sus 39 años. Para Kipchoge parecía la primera parte de un rodaje, subidas y bajadas del grupo, aunque concentrado en gastar poca energía. Si Kipchoge es el mejor a nivel físico, mucho tiene que ver su privilegiada cabeza. Pocas bajas reseñables y 1h05:13 el ecuador de carrera… Proyección 2h10, maratón típica de gran evento.


En el kilómetro 25, el relato cambió. Los kenianos se alineaban en flecha con Kipchoge en punta de lanza, como en el reto en el que bajó de dos horas en Viena, sólo que esta vez Eliud era la liebre. Una liebre con un toque destructor, porque en cuanto aceleró, el grupo saltó por los aires. Caían ilustres como Desisa, Rupp, Kipruto… y aguantaba Lamdassem, con el neerlandés Nageeye, el belga Abdi y el keniano Lawrence Cherono. Kipchoge, en el 30, ponía una marcha más, dejó a todos. Ahí es cuando la mirada se le vuelve de confianza, casi con un toque perverso... Directo a la leyenda tras su oro de Río 2016, sin complicaciones.



Y ya fue un monólogo de Eliud, que incrementaba el ritmo sólo por gustarse, por demostrar que es un atleta transformador, importante por su rendimiento deportivo y también por su mensaje. Kipchoge ama correr, lleva una vida monacal para ello en el campamento de Kaptagat donde a 2.300 metros de altitud hace interminables sesiones y en los interludios hay una vida austera, de siestas, libros y comida sencilla. Por eso, luego es capaz de dar exhibiciones como la que hizo en la capital de Hokkaido, ante los templos más conocidos de la ciudad, Kipchoge cabalgaba por encima de los 20 kilómetros por hora. Sólo, hasta la meta. Sin la gloria de llegar a un estadio olímpico, pero con una historia de héroe glorioso...


Un atleta transformador



Kipchoge, que comenzó en los 5.000 en la pista (fue campeón mundial en 2003) se convierte en el tercer atleta de la historia que gana dos veces seguidas la maratón olímpica (Río 2016 y Tokio 2020), algo que solo habían hecho el alemán Cierpinski (Montreal 1976 y Moscú 1980) y el etíope Abebe Bikila, en Roma 1960 y en Tokio 1964. Historias de maratón y leyendas, como Spyridon Louis, el griego que ganó la primera maratón olímpica en Atenas en 1896. Kipchoge ha ganado la última... en Sapporo.


Kipchoge comparte lo clásico, pero su historia no sería comprensible sin la tecnología. Eliud ha sido la imagen y el introductor de los nuevos modelos de zapatillas, los que primero transformaron la maratón y ahora revolucionan el atletismo a todos sus niveles. Él primero llevó las Nike Vaporfly 4%, las Next, las Alphafly... Después llegaron todos los atletas, todas las marcas comerciales...


Y es que Kipchoge ha sido el atleta que ha roto todas las barreras de los 42.195 metros, la hipotética distancia entre maratón y Atenas. El keniano tiene el récord del mundo, con 2h01:39 en Berlín, bajó de dos horas en Viena en una carrera poco ortodoxa, con liebres permanentes y circuito cerrado (1h59:40). De las 17 maratones que ha disputado, ha ganado 17. La última esta de Sapporo, la de los Juegos de Tokio. Por eso se ha convertido en mito olímpico...


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/6/deportes/219853/lamdassem-rozo-el-bronce-en-maraton

 

Temas relacionados
Deporte nacional Juegos Olímpicos Atletismo

para ti

en destaque