Una victoria ahorradora de sangre, sudor y tesón

(2-3) Unicaja Costa de Almería por poco adelanta la Navidad a Arenal Emevé Lugo

Una jugada del partido.
Una jugada del partido. Arenal Emevé Lugo

Al nivel en el que se juega en la Superliga 2020/2021, huelga decir que cuando se habla del error propio como una clave no se menosprecia lo hecho por el adversario. Es el caso, con Unicaja Costa de Almería ‘regalando’ 23 puntos, prácticamente un set entero, en fallos de saque, y 39 en el cómputo global al sumar las demás facetas y las faltas. Respecto a esto último, fue un partido muy difícil de dirigir para la pareja arbitral, de tensión y pulsaciones elevadas dentro de pista. Sí, fue de esos choques de los que ‘hacen afición’, pero de los que a Manolo Berenguel le dan mucha materia para el repaso de sus hombres. Cedieron el primer set tras un 12-18 y con 19-22, lo que complicó el resto de un encuentro en el que Arenal Emevé Lugo jugó muy bien, defendió como solo ese equipo parece ser capaz de hacer y obligó a la lucha feroz.


Una de las virtudes del club gallego es su tino en los fichajes, equipo prácticamente nuevo, con Rattray, un desconocido norteamericano, haciendo 30 puntos. Le siguió un extraordinario Charly Jiménez, con 22, más los 18 de Javier Jiménez, el opuesto ‘falso’, los 17 de Fran Iribarne y los 11 de Miki Fornés. Unicaja Costa de Almería se fue hasta los 16 puntos de bloqueo, seis para el mallorquín y 6 para Charly, por los 4 de Arenal. Tres saques directos anotaron los verdes, por cuatro de los gallegos, y el nivel de recepción fue muy bueno, con Iribarne adelantando mínimamente a unos grandes Ferrera y Charly. Fluyó mejor la distribución del ataque local, si bien no en el contraataque, más aprovechado por los visitantes. Ambos conjuntos suplieron las bajas respectivas, Colito en las almerienses y Bouza en las lucenses.




Primer ataque por el centro, buena recepción, y Fran Iribarne al saque, con primer contraataque y punto de Charly, el dibujo de un comienzo sólido, mejorado más aun con un 0-3 por bloqueo de Fornés, que había hecho el primer tanto también. Unicaja arrancó metido en su juego, pero había buen rival delante, y tras el primer rally cayó el empate (3-3). El 5-5 acumuló dos errores de saque, esa sí una asignatura difícil de aprobar en cada partido como visitante. El buen hacer de Charly Jiménez en el servicio, precisamente, y el muro que levantó Vigil, dieron la primera renta de tres a los verdes (5-8). Así se mantuvo con cierta solvencia (7-10), y se amplió con defensa de Ignacio a una finta de Loeches (7-11). Taboada solicitó el primer tiempo muerto, aunque siguió sumando Iribarne (7-12).


Para el 9-13 se habían regalado 5 puntos al rival en errores de saque, una faceta en la que tampoco lograba apretar Arenal Emevé Lugo. Fornés sí lo metió y provocó un penalti para los seis de ventaja (9-15), quiso reaccionar el cuadro gallego y redujo dos, pero otra vez fueron seis (12-18) antes de otro intento local de discutir la victoria parcial (16-19). Fran Iribarne se mostró contundente en esa fase por punta, pero el 17-20 llegó con el octavo punto regalado. Era cuestión de manejar el control y sacar la K-1, pero Arenal lo dio todo, topándose con Iribarne, ‘on fire’ (19-22). Siguió a lo suyo el equipo lucense y con un ace obligó al tiempo de Manolo Berenguel (21-22). Igualó Chema Jiménez, dos errores de ataque subieron el 24-22 y se malograron 6 puntos tan cerca de la veintena (el referido 12-18). Charly levantó la primera, pero no se pudo con la segunda, cerrando el set Rattray (25-23).



‘Empanada almeriense’, atasco en un set que jamás se debe perder, había que, una vez más, seguir repasando la lección que impide la desconexión. El tuya-mía mandó en el arranque de la segunda manga, con el bloqueo (dos seguidos) dando el 2-4, y el error de saque llevando al adversario en volandas, si bien Charly apretó y elevó a tres (3-6), pero luego dar el décimo regalo desde la línea de fondo. Las igualadas se sucedieron hasta el 7-9, ace de Ignacio. La dinámica de dos arriba se sostuvo al salir el talento individual, como el de Charly Jiménez. Con todo, se malograron dos free-balls y se permitió el 12-12. Javier Jiménez dio otra vez dos de ventaja (12-14 y 13-15), si bien Lugo se aferró a su opuesto ‘made in USA’. El ‘opuesto’ ahorrador hizo lo propio, tirando del carro con cinco puntos consecutivos (16-19) y tiempo de Diego Taboada. Era el mismo parcial que en el primer set, pero con otra sensación.


Con un bloqueo llegó el 16-20 y una ocasión de oro de igualar, contando con dar lo que había faltado antes frente a la garra local, calcándose también el 19-22 con un Charly estratosférico. Con Vigil de colocador, a entrar Jean Pascal para reforzar el bloqueo, se rompió el calco (19-23) puntuando Iribarne. Se ganó un rally para cuatro bolas de set, y otro para hacer buena la segunda (21-25). Se ganó el set en el que se había sido menos superior, cosas del vóley, y en el tercero se repitió la igualdad de los dos anteriores inicios (3-3). El error almeriense dio dos de ventaja local, y los regalos en saque ayudaron esa vez a los ahorradores. Fue una fase de buen juego gallego, la mejor del partido para ellos (7-4), acumulando balones por el centro. Un bloqueo de Iribarne tensó el tanteo (8-7).


Rattray sumó para los suyos y Arenal dominó de nuevo con solvencia (12-8), tiempo de Manolo Berenguel y más avance de set sin poder recortar la desventaja, siendo Charly el encargado de seguir la estela con sus ataques. Un error local sí acercó a dos (15-13), como una pipe del propio Charly (16-14), pero con la losa del saque, el mismo que condena a remar más a domicilio. Entre dos y tres se siguió adelante, lo que condujo a la veintena (20-17), siendo la sensación local de comodidad, más los regalos verdes en faltas (21-17). Se peleó el 22-18 en plena zona de peligro, cinco abajo, Jiménez de ejecutor, Taboada pidió tiempo, como con (24-20) tras dos puntos verdes, hubo bloqueo de Fornés, todo con Marlon al saque, pero solo se maquilló el marcador final (25-21 a la cuarta bola de set).


Un punto al limbo, o los tres, al menos el final de set debía servir para volver a meter a los ahorradores en el choque. El saque de Iribarne para el reinicio otra vez fue el más efectivo en rendimiento de puntos (0-3), cortado por error propio. De nuevo se tuvo un 3-6, pero no un 6-6, sino un 4-7 con bloqueo de Ignacio. El servicio, una vez más, fue una mochila en una escalada, y a pesar de eso se marchó firme (5-9), con tiempo local. Esta vez sí fue efectivo, sobre todo por error almeriense (8-9), y a una mano Ignacio asistió a Fornés el 9-11. Javier Jiménez hizo un ace para dar otra vez tres (10-13), pero erró el siguiente. El 11-15 y el 12-16 hablaron de otro Unicaja, ya que Arenal estaba siendo el mismo (14-16), sin perder nunca la cara al partido, ni en las buenas ni en las malas. Una decisión complicada más de los colegiados dio el 15-16, con tiempo de Manolo Berenguel.


Cayó el 15-18 y fue Taboada el solicitante, Rattray acortó y el segundo error gallego seguido en saque ayudó a llegar a la veintena, firmada por Charly con Iribarne en el servicio (16-20). La enésima decisión arbitral caída del lado local costó una roja a Berenguel, con Arenal a dos, por tanto (19-21), eso sí, activando a los suyos para el 19-23 de Charly. Fueron cuatro bolas de 2-2, aprovechadas a la primera con error gallego (20-25). Ante uno de los ‘reyes del tie-break’ se decidiría el choque en ese desempate. Era el quinto de la liga para Arenal y el tercero para Unicaja, que había ganado a Ibiza y perdido con Palma en las dos ocasiones anteriores. El saque inicial de Fran esta vez no abrió brecha, pero sí dio mando el ataque por el centro, yéndose otra ocasión de ventaja en otra decisión arbitral discutida. Se iba con todo, y eso era también el error de saque (3-3), pero con dinámica positiva.


Dos errores seguidos pusieron el 5-4, luego cayó el 6-4, cortado por Vigil, pero a su vez extendido por Rattray (7-5). Pulsaciones a tope, el cambio de lado sonrió a los locales con un nuevo regalo en el servicio (8-6). Iribarne firmó un ace para igualar y siguió con su saque gracias al trabajo de presión en la red (8-9), con tiempo lucense. Continuó llevando la iniciativa Unicaja con bloqueo de Fornés, siempre dejándose la piel en defensa un Lugo encomiable, aferrado también a su opuesto. La recta final de partido dio ventaja a Unicaja Costa de Almería con un descomunal Charly en la recepción y el ataque, y un error elevó el 10-12, como otro dio el 11-13, remar y más remar agónico para dos bolas de partido otorgadas por Vigil y victoria, por 12-15, en un bloqueo más de Fornés.

Arenal Emevé Lugo (2): Loeches (-), Pau Mena (9), Folgueira (6), Rattray (30), Chema Jiménez (11) y Uchenna (8), más Mario Dovale (líbero). También jugó Pablo Villar (-).


Unicaja Costa de Almería (3): Fran Iribarne (18), Miki Fornés (11), Javier Jiménez (18), Charly Jiménez (22), Ignacio Sánchez (4) y Vigil (6), más Mario Ferrera (líbero). Jugaron también Jean Pascal (-), Marlon Palharini (-) y Esteban Villarreal (-).


Árbitros: Rubén Sánchez (Oviedo) y Diego Rodríguez (Gijón). Roja para Berenguel en el cuarto set.


Parciales: 25-23 (27’), 21-25 (25’), 25-21 (25’), 20-25 (24’) y 12-15 (16’).


Incidencias: Partido correspondiente a la decimocuarta jornada de la SMV 2020/21 disputado en el Pabellón Municipal de Lugo. Con aforo limitado.

 

Temas relacionados
Unicaja Almería Voleibol

para ti

en destaque