Ronda de guerra y paz (II): el Día del Pendón y la Alcazaba

Hace quinientos treinta y un año de la toma de nuestra ciudad por los Reyes Católicos

Calle Jovellanos, convertida en la Milla de Oro de la hostelería.
Calle Jovellanos, convertida en la Milla de Oro de la hostelería.

26 de diciembre, Día del Pendón y primer sábado de Navidad, ideal para hacer esta ronda y que parte desde la Puerta de Purchena. Pondremos la brújula dirección a la Alcazaba.


Plaza Manuel Pérez Díaz

Este nombre nos queda lejos. Almería (1867-1927) Licenciado en Física y Química, tiene una intensa trayectoria como periodista y político republicano en el primer tercio del siglo XX. La Segunda República le dedica esta plaza en 1933. Y sobre ella se ubica el famoso kiosco Amalia, donde los almerienses de muchas generaciones hemos tomado uno de sus famosos combinados después una noche de fiesta. Ahora esta plaza también da acceso a la visita subterránea de los Refugios de la Guerra Civil. En su puerta de cristal respiro hondo y pienso en el sufrimiento de todo un país cuando el odio explota sin control. Que no se repita es el objetivo.



Nuestro rumbo hacia poniente nos lleva a otra plaza.


Plaza Tomatito



En 2018 se inaugura este espacio dedicado al guitarrista flamenco José Fernández Torres, Tomatito. La ubicación es muy acertada, dado que, al volver la esquina, en el edificio de Los Aljibes Árabes tiene la sede la Peña del Taranto donde actuara en público con doce años por primera vez.


Y acto seguido podríamos visitar la Iglesia de Santiago. Fundada por los Reyes Católicos en 1494 en el actual solar del convento de las Claras y que se traslada aquí construyéndose entre 1553-1559. De estilo gótico-mudéjar se ubica estratégicamente en el corazón de lo que entonces era un barrio morisco.


Calle de las Tiendas

Tomamos una de las arterias más icónicas de nuestra ciudad y que tras un periodo de letargo está siendo despertada. Durante el siglo XIX y XX fue importantísima para el comercio de la capital y provincia, sobre todo con sus tiendas de ropa. Me gustan los carteles de acero corten que quedan sobre las puertas de los establecimientos y que hacen mención a algún evento cultural. Hoy se respira un aire renovado, mezcla de aquel comercio tradicional con tiendas de este siglo. Destacamos la decoración sacada a la calle de Arte Floral Azabache: Papa Noel ha llegado a la ciudad.



La calle de Las TIendas está viviendo un nuevo resurgir.
La calle de Las TIendas está viviendo un nuevo resurgir.

El Convento de las Claras queda a nuestro paso. El templo está construido en el siglo XVIII. Tiene planta de cruz latina con una sola nave y una cúpula sobre tambor octogonal en el crucero. Conocer su historia de posesión y desposesión también nos hablaría de guerras de poder.

Plaza de la Constitución
Y llegamos a la agradable Plaza Vieja, como la conocemos los almerienses, sede del Ayuntamiento. Circundarla bajo sus famosos ficus, hoy engalanados con luces navideñas, siempre es un placer. El controvertido monumento a los Mártires de la Libertad, conocido también como monumento a los Coloraos o Pingurucho, está ubicado en su centro. Es una columna conmemorativa dedicada al episodio de agosto de 1824, cuando un grupo de sublevados llegados desde Gibraltar, realizaron su pronunciamiento en contra del absolutismo imperante, pretendiendo una vuelta a la Constitución de 1812. Y aquí estaría muy bien hacer una parada en el Centro de Interpretación Patrimonial para visitar sus tres plantas que representan a: la Almería musulmana, siglos X-XV, a la posterior cristiana, siglos XVI-XVIII y a la moderna del XIX al XX. También podríamos hacer un descanso y tomar un café en alguna de sus terrazas. Y en este alto en el camino nos llegará la fuerza de Carmen de Burgos y Seguí, nacida justo en esta plaza en 1867 y única mujer del recorrido. Fue profesora, periodista, escritora y activista política de los derechos humanos, con especial incidencia en la dignificación del papel de la mujer en la sociedad, una de las intelectuales más relevantes de nuestro país en el primer tercio del siglo XX. Enterrada en Madrid en 1932 y por la dictadura franquista en 1939 cuando encabeza la lista negra de nombres prohibidos para la posteridad. Afortunadamente ya va resucitando a través de su incontestable y prolífica obra.



Plaza Vieja, o Plaza de la Constitución.
Plaza Vieja, o Plaza de la Constitución.


Camino de la Alcazaba
Atravesamos uno de los arcos centrales de la plaza que nos lleva al último tramo de esta ronda y al monumento más emblemático de la ciudad: la Alcazaba. Salimos a la calle José María Acosta, (Almería 1881-Madrid 1936), un militar y novelista reconocido en vida, muy amigo del poeta Villaespesa, asesinado en la guerra Civil en Paracuellos, 1936. Y casi se puede decir que pasamos sin darnos cuenta a la calle Almanzor, otro militar, quien tiene una gran relevancia en la toma de la Península Ibérica por los árabes. Nacido en una alquería cerca de Málaga en 939 y muerto cerca de Soria en 1002. Hemos llegado.

La Alcazaba de Almería

Erigida en el siglo X por el califa Abderramán III como atalaya defensiva de la ciudad de Bayyana, actual Pechina. La ciudad se componía entonces de este castillo fortaleza con una muralla que rodeaba toda la medina y los arrabales. La Alcazaba merece una visita sin prisas. Allí podremos descansar y obtener una de las perspectivas más imponentes de nuestra bahía, visitar la Torre del Homenaje y sentir que somos hijos de todos, del crisol cultural que conforman los encuentros y desencuentros de nuestros antepasados y de los que debemos aprender. Después nos mereceremos alguna tapita desandando el camino, por ejemplo, en El Jurelico de la calle Jovellanos, enfrente del convento de las Puras. Atún es escabeche es mi favorita. Feliz sábado con o sin pendón, al gusto.

 

Temas relacionados
Arquitectura Plaza Vieja Pingurucho Tiendas Urbanismo Navidad

para ti

en destaque