Un pasaporte para soñar espera en Pucela

La cabeza de la tabla está que echa chispas

Almería-Valladolid, en la primera vuelta.
Almería-Valladolid, en la primera vuelta. Juan Sánchez
Miguel del Pino
18:21 • 15 abr. 2022

La cabeza de la tabla está que echa chispas. Tres equipos, por ahora los más firmes candidatos al ascenso directo, andan separados por sólo dos puntos antes de que se dispute la trigésimo sexta jornada de la Liga Smartbank.


Dos de los conjuntos implicados, Eibar y Valladolid, cumpliendo los pronósticos del comienzo de campaña ya que ambos son los equipos con mayor potencial económico en la categoría. Para demostrar que el dinero en el fútbol, como en la vida, es importante pero no lo es todo ha llegado el Almería. Los rojiblancos se han colado entre los grandes desde el minuto uno del campeonato pese a que su inversión es la tercera parte de la de los dos clubes que le discuten el ascenso.


A lomos de un gran triunfo con goles y buen juego la visita a Pucela se percibe como una gran oportunidad para dar un paso de gigante hacia Primera por parte de la escuadra adiestrada por Rubi. Con este ánimo pujante acude el Almería al cruce con su más encarnizado perseguidor sabiéndose capaz de todo, en un estado mental insuperable, pero siendo consciente de la enorme dificultad que entraña salir vivos del feudo vallisoletano.
    



La ventaja para los nuestros es que la victoria es la gloria y el empate un buen resultado. En cualquier caso, sea cual sea el resultado del duelo de esta tarde (18:15 horas) para lograr una de las dos primeras plazas quedará un camino de seis etapas con curvas sinuosas que obligarán a Rubi y los suyos a remar hasta el final guardando el equilibrio para no zozobrar. Lo que es evidente es que ese remar será mucho más plácido si se realiza con los deberes cumplidos, es decir, puntuando en Zorrilla.
    

Para este encuentro recupera el técnico almeriense a Villar y Akieme, ausentes ante la Ponferrada por sanción. Además de los lesionados de larga duración tampoco estará entre los convocados Sousa, al que se le espera la próxima semana. Si todo va bien el central Chumi podría viajar en el próximo desplazamiento de los nuestros ya que está en la recata final de su recuperación.
    



Dado el buen rendimiento ofrecido en el último duelo todo apunta a que Rubi repetirá el mismo once inicial que ante la Ponfe aunque todos los que salieron en la segunda mitad rindieron a un nivel esperanzador para el futuro deportivo de la entidad.
    

Además más de 300 valientes almerienses viajan con el equipo para darles su aliento y llevarles el respaldo de toda la hinchada indálica y de toda Almería.
    



El talón de Aquiles del equipo viene siendo la falta de concentración defensiva de la primera media hora de juego. Ante el Girona encajaron en el minuto 12, en Huesca en el 10 y la ocasión más clara de la Ponferradina llegó en el 8.
    

Por todo ello cabe pensar en una salida en tromba del Valladolid  tratando de sacar partido de estos desajustes defensivos, que obligarán a los nuestros a poner toda la carne en el asador para no verse sorprendidos con un gol que puede determinar el devenir del choque. Los de Pacheta tienen en la capacidad de desborde de Iván Sánchez, el mando en la linea e creación de Roque Mesa y el la efectividad en ataque de Weissman (16 Goles)  a su columna vertebral.
    

El partido va a ser dirigido por el extremeño Hernández Maeso, un colegiado que cumple su segunda campaña en la categoría y que se enfrenta a uno de los choques más trascendentes de su trayectoria.


El Almería no ha perdido en ninguno de los tres partidos que le ha pitado en las dos últimas campañas. Nueve de los 18 partidos que ha pitado han terminado con triunfos locales. Parece un árbitro fiable que necesitará todo su carácter para llevar el duelo por el mejor camino. En el VAR volverá a estar Ocón Arráiz.  


Temas relacionados

para ti

en destaque