El viento cultural de Artero

Creó el sello Cajal, fue catedrático de Ciencias y autor y editor de una veintena de obras

José María Artero.
José María Artero. La Voz

"Conmoción en Almería por la muerte de Artero”. Así titulaba LA VOZ el viernes 27 de septiembre de 1991 la noticia del fallecimiento de José María Artero. Editor (creó en 1974 el sello Cajal, como la librería fundada en 1965), profesor (fue catedrático de Ciencias), fotógrafo (su nombre está ligado al Grupo AFAL) y escritor (autor de una veintena de obras y columnista de este diario, cuyos lectores le dieron el Premio Protagonista en 1987 en el apartado de Cultura), su figura marcó la Almería de la segunda mitad del siglo XX. Estos son algunos extractos de su biografía, fragmentos de un perfil realizado por María del Mar Artero Núñez


Años veinte

“En 1921 nace José María Artero en Almería. Su padre había venido a Almería como profesor numerario de Escuelas Normales con sólo 21 años. En sus planes estaba quedarse en Almería unos pocos años, pero una almeriense, Pilar García, mi abuela, se cruzó en su camino (...) y echó por tierra sus planes de volver a su Castellón natal”.


Años treinta



“(...) ¡Y de pronto estalla la guerra! Días de confusión e incertidumbre. Apuntando maneras, saca su cámara de principiante, una Billy Clark Agfa de objetivo fijo 8,8 (precio 12.90 pesetas), aprieta el gatillo y capta lo que ocurre en la calle: iglesias incendiadas o la columna de humo del incendio provocado por el Canarias en los depósitos de Campsa. El reportaje colmó la paciencia de su padre y le confiscó la cámara”.


Años cuarenta

“Sufrió la dureza de la posguerra, pasa hambre, frío, escasez y miedo a la tuberculosis que acabó con muchos de sus amigos. (...) En el 40 se marcha a Madrid para preparar ingreso en Agrónomos y en el 42 es movilizado, y tiene que ir a la mili. (...) A mediados de los 40 ya cuenta con grandes amigos que va conociendo en las muchas pensiones que recorrió durante los años de estudiante en Madrid. Empieza a escribir en algunas publicaciones universitarias, ‘Juventud’, ‘La Hora’, ‘Bengala’, ‘Alcalá’, de la mano de Salvador Jiménez, Jaime Campmany y encaja en la tertulia de periodistas que en ‘El Comercial’ de la Glorieta de Bilbao se reunía casi todas las noches. Allí conoce a Rafael Montesinos, José Hierro, Alfonso Sastre, Ignacio Aldecoa, Fernández Santos y muchos otros escritores que lograron el éxito que entonces anhelaban y otros, en cambio, variaron su trayectoria”.


Años cincuenta

“(...) Llegamos a noviembre del 51. Boda repentina. En las escaleras de la Escuela de Comercio de Madrid se tropieza con Ángela Núñez, belleza almeriense, que estudiaba Comercio en Madrid y a la que conocía de vista, de siempre, como casi todo el mundo en la pequeña Almería de entonces. (...) Es la década de AFAL, que nace en el 56. Él y unos cuantos amigos –Carlos Pérez Siquier, Emilio Carrión, Jesús Aguirre, Cristóbal Peregrín y varios más– fundan una Asociación de Fotógrafos Almerienses que con las siglas AFAL inicia una fulgurante carrera. (...) El paso de los años ha traído a AFAL el reconocimiento que siempre mereció y que sus creadores vaticinaron”. (...) Y la década termina con familia numerosa. Ya somos cuatro: José María, Ángela, María del Mar y Jorge”.


Años sesenta
“Los años 60 comienzan con una decisión importante: dedicarse en exclusiva a su verdadera vocación, la enseñanza. (...) A lo largo de 35 años enseñó con pasión y dedicación a varias generaciones de alumnos y fue responsable directo de despertar la vocación por las Ciencias y la enseñanza en un buen número de sus alumnos. (...) Y seguimos creciendo. Nace Carlos y ya somos cinco. (...) Y en el 64 nació Pilar. Ya somos seis. Y la celebración fue todo un espectáculo”.


Años setenta
“Década prodigiosa la de los 70. (...) En diciembre de 1974 es elegido presidente del Ateneo de Almería. (...) Se mueve bien en todos los territorios, de la ciencia a las humanidades, de la fotografía a la historia, pasando por el arte, el teatro o el cine. (...) Motor indiscutible de tantos proyectos y realidades. La fundación de la Editorial Cajal en el 73, las primeras ferias del Libro a partir del 74, los actos del Centenario de la Imprenta y de Villaespesa, los primeros años de Andarax y varios premios literarios. (...) Y es en esta intensa década de grandes proyectos cuando viajamos a Nueva York en las navidades de 1973. El primer gran viaje. La familia Artero en Nueva York”.


Años ochenta
“Acepta ser candidato en unas elecciones parciales al Senado por un partido de centro. No salió, pero la experiencia fue enriquecedora y positiva. (...) El último gran viaje fue una vez más a Nueva York. Las navidades del año 1989. (...) Siguió su viaje por el tiempo de Almería haciendo lo que más le gustaba. Inmerso en la Editorial Cajal, que ronda los cien títulos, y ahora en su actividad como presidente de la Asociación de Editores de Andalucía. Se jubila en el curso 86”.


Años noventa

“Acabo este viaje/relato a través de su tiempo vital con sus frases más célebres y recurrentes. Se las oímos en muchos momentos. Frases que resumen su concepto del tiempo, preocupación e impulso constante en su vida (...) El tiempo y sus múltiples caras: el tiempo real, el subjetivo, el biológico, tiempo metafísico y el afectivo, el que le relacionaba y unía a Almería, donde decidió vivir y no malgastaba momento para gritar a los cuatro vientos las bellezas ocultas, la ventaja inmensa de ser y vivir en ella”.

 

Temas relacionados
Fotografía Ferias Teatro Navidades Cultura Grupo AFAL Elecciones Pensiones Ciencia Arte Cine Asociaciones Andalucía Comercio

más leídas

últimas de Historias de nuestra Almería

El genio de Manuel Del Águila

Siret, el belga que vino a alumbrar nuestro pasado



El invento de Vivas Pérez

La Almería de Colombine
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería