Un mojaquero de adopción es nombrado nuevo presidente de Seat en España

Wayne Griffiths es hijo de Brian, el dueño de El Bucanero afincado en Mojácar hace 30 años

Wayne, a la izquierda, su amigo Pedro Asensio y su hermano Jason, en El Parador
Wayne, a la izquierda, su amigo Pedro Asensio y su hermano Jason, en El Parador

Su padre - Brian Griffiths- se ganaba la vida vendiendo coches Skoda en las frías mañanas de Manchester. Hasta que a mediados de los 80 se cansó de brumas y relentes y de prescribir utilitarios y puso proa al sur dándose de bruces con la arena de Mojácar. Allí, ya bajo el tibio sol almeriense, invirtió en propiedades y en El Bucanero, un restaurante que con el tiempo se hizo célebre frente a la Vista de los Angeles. 


Brian falleció el año pasado sin poder ver cómo a su hijo Wayne esta semana lo han hecho presidente en España del fabricante de los mismos autos que él vendía. Por eso, ayer decía “por favor, no tengo inconveniente en salir en el periódico, pero quiero que también se nombre a mi padre”. Fue un día duro para él, para Wayne, quien desde el 1 de octubre será el nuevo hombre fuerte de  la alemana Volskwagen en España. Como es tradición en la familia, después de enterrar al padre en el cementerio mojaquero, mirando a la Era del Lugar, sus familiares y amigos brindaron por él en el Parador de Turismo, tal como al patriarca le hubiese gustado.


Wayne Griffiths, bilingüe  en inglés y español, empezó también como comercial de Audi hace más de 25 años y ha residido en muchas partes del mundo, entre ellas Munich, hasta que volvió a Barcelona como vicepresidente de Seat y a ocuparse del lanzamiento de la nueva marca deportiva Cupra. El miércoles se oficializó en Barcelona su nombramiento con la bendición del primer ejecutivo de Volskwagen, Herbert Diess, y con el reto de volver a poner a la compañía en la senda de los beneficios. “Es uno de los directivos más cualificados del grupo. Durante los últimos cuatro años ha conducido las ventas de Seat a niveles récord”, expresó Diess.


Diess también reafirmó el compromiso de que se invertirán en Seat 5.000 millones de euros durante los próximos cinco años para el lanzamiento de nuevos modelos y la electrificación de la gama. “Mi objetivo es estabilizar el negocio, volver a la rentabilidad y lanzar nuevos modelos a medio y largo plazo”, ha pronosticado este ilustre mojaquero de adopción.


Desde que su padre se trasladó a Mojácar hace más de treinta años, Wayne pasa largas temporadas en su casa en la Rambla del Cantal, al lado del Cortijo de la Media Luna. Allí, en la calle Nuevas Oliveras, fue vecino durante un tiempo de Miguel Ríos, del que era su casero. 



Allí descansa Wayne de viajes y aeropuertos, de convenciones y moquetas, bajo una casa blanca y una buganvilla; allí ha pasado buenos ratos y los seguirá pasando, en compañía de amigos como el empresario de Vera Pedro Asensio Alarcón, junto a la barra del Chiringuito El Cid.


 

Temas relacionados
Mojácar Coches Seat

para ti

en destaque