El día que te daban el pan de los ángeles

Con la Primera Comunión los niños probaban el pan divino que no saciaba su apetito

Niños y niñas del Hogar custodiados por las Hermanas de la Caridad, en el gran desayuno que se les daban la mañana de la Primera Comunión.
Niños y niñas del Hogar custodiados por las Hermanas de la Caridad, en el gran desayuno que se les daban la mañana de la Primera Comunión.

El momento de la Primera Comunión era tan importante que el nombre de los niños y el de los colegios que la celebraban solían aparecer puntualmente en las páginas del periódico como una de las grandes noticias del día. “En la capilla del Sagrario recibió el pan de los ángeles el niño Francisco Gutiérrez Sánchez”, contaba la prensa. 


El pan de los ángeles era el cuerpo de Cristo, la hostia sagrada que los niños recibían con miedo porque llegaban a creer de verdad que en aquel círculo de harina estaba el Señor y por lo tanto no se le podía hincar el diente. El pan de los ángeles había que colocárselo en los labios, llevarlo después a la lengua y dejar que se fuera consumiendo entre la bendita saliva. Masticarlo rozaba la profanación.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/236617/el-dia-que-te-daban-el-pan-de-los-angeles

 

Temas relacionados
Eduardo de Vicente Tal como éramos Religión

para ti

en destaque