El equipo PEGASO de la Guardia Civil: cuidar un cielo cada vez más lleno (1)

En un mundo cada vez mas tecnológico, proteger el espacio aéreo requiere una formación continua

Los miembros del equipo PEGASO de la Comandancia de Almería
Los miembros del equipo PEGASO de la Comandancia de Almería Guillermo Fuertes

“La Guardia Civil tiene encomendadas una serie de misiones comunes con otros cuerpos policiales, pero son nuestra competencia, con carácter exclusivo, el Resguardo fiscal del Estado, las actuaciones encaminadas a evitar y perseguir el contrabando y la custodia, entre otros, de las costas, fronteras, puertos y aeropuertos”, explica el cabo 1o Francisco Fernández.


“Desde hace años se vienen impartiendo directrices y normas para establecer dispositivos de vigilancia sobre los aeródromos y pistas de aterrizaje ocasionales. Y también actividades de captación de información e investigación sobre aeródromos, empresas de explotación de aeronaves, particulares titulares de aeronaves, y los demás organismos públicos o privados relacionados con esta actividad”.


Y en febrero del año 2019, la Comandancia Almería hizo una reorganización operativa en la que la Sección del aeropuerto de Almería, través de sus Destacamentos de Fiscal y Seguridad, se creó el Equipo PEGASO (por las siglas de Policía Especialista en Gestión Aeronáutica y de Seguridad Operacional). “Es un grupo funcional”, apunta Francisco, “con los cometidos de control, inspección, confección de denuncias, elaboración de informes y asesoramiento a otras Unidades, en todo lo relacionado con la normativa de Aviación Civil, así como los usos de los sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (RPAS).



El cometido

Francisco es de un pueblo de Jaén, y toda su vida se ha desarrollado en la Guardia Civil. Con 16 años se examinó para el Colegio de Guardias Jóvenes ‘Duque de Ahumada’ en Valdemoro, y a los 17 años ingresó en esa academia. También realizó el Curso de Adiestramientos Especiales en Logroño, y ha pasado por varios destinos: Valencia, Madrid, San Sebastián, Kabul...



Actualmente se encuentra destinado en el Destacamento de Seguridad del Aeropuerto de Almería, “realizando labores de seguridad, como indica su nombre”, explica, y en el Equipo PEGASO de la Comandancia de Almería, junto a los Guardias Civiles Joaquín Vega y Sergio Rodríguez.


“El presente plan tiene por objeto determinar, de una forma detallada y precisa, las normas y procedimientos de actuación para los Equipos PEGASO, y la de todos los componentes del Cuerpo de la Comandancia de Almería que prestan servicios relacionados en el control de la aviación ligera deportiva. Estructurar los distintos niveles de servicio, y aportar la información necesaria para documentar las intervenciones que se realicen en esta materia”.



En este Plan se expone, de una forma clara, el significado de los términos más utilizados en este ámbito. Y, además, añade Francisco, “unas directrices para coordinar y unificar criterios de inspección y control de los aeródromos, así como solventar cualquier duda o consulta sobre la aviación civil, que pueden ser resueltas por el personal especializado del Equipo PEGASO”.


Los drones

Es este un ámbito en el que, desde hace un tiempo, ha entrado un elemento tecnológico que está experimentando una auténtica revolución: los drones, o UAS, por las siglas en inglés de (Unmanned Aircraft Systems, es decir, Sistemas de Aeronaves No Tripuladas). “Es uno más de los cometidos específicos de los Equipos PEGASO de comandancia”, explica el equipo.


“Actualmente, el panorama del sector va en auge, pues un dron tiene múltiples utilidades”, apuntan. “Desde la paquetería hasta la salud, pasando por la vigilancia, la búsqueda y localización de personas desaparecidas con cámaras térmicas, estudios topográficos, vigilancia... Pero lo mismo que tiene múltiples utilidades productivas, también se están utilizando para cometer actos ilícitos, como la introducción de drogas a las cárceles, o el tráfico de estas en el Estrecho...”.


Es un sector nuevo, pues, que requiere de una atención. “Por ejemplo, estando de servicio en el aeropuerto, la patrulla de seguridad que hay allí permanentemente, encontró un dron tirado cerca del vallado”, relata Francisco. “Entendimos entonces que cabe la posibilidad de que haya una amenaza, tanto a las instalaciones del aeropuerto como a las aeronaves que aterrizan y despegan; o a las estacionadas en las instalaciones”.


Los miembros del equipo PEGASO han necesitado, pues, una formación continua para ponerse al día en lo último de la tecnología, y de la normativa. “Ya somos pilotos avanzados de drones”, afirman. “Y en temas como la Meteorología, que hemos estudiado mucho. Por ejemplo, cuando anulas la señal de un dron, tienes que controlar a dónde va. El tema de vientos, de alturas... Porque, si va a quedar a merced del viento, y este lo va a meter en una zona de seguridad... tal vez estás creando un problema mayor, ¿no?”.


Normativas

También es importante el tema de las normativas. “Actualmente convivimos con dos normativas”, explica Francisco. “La que aplicábamos en España, el Real Decreto 1036/2017, y la Normativa Europea con un Reglamento de ejecución (UE) 2019/947, y un reglamento delegado (UE) 2019/945 del uso de UAS”.


En el futuro, “las cosas van hacia la repentización de los UAS, por la rapidez con las que se mueven llegando por el aire a lugares de difícil acceso para el ser humano, y el bajo coste que tiene moverlos”, afirma. “Ahora falta que se regule, y en cuanto eso suceda el cambio que vamos a notar va a ser muy significativo”.


PEGASO ha recibido equipos detectores de drones, y empiezan a ver que, cada vez que los conectan, salta la alarma de vuelos en la zona. “Nos damos cuenta, así, de que, aunque no se vean porque sus dimensiones a veces son reducidas, en el aire hay cada vez más drones”, dicen los miembros del equipo. “Y eso supone un riesgo para las aeronaves, y para las personas del lugar. Nadie puede garantizar que un piloto de drones no pueda perder el control del mismo en un momento dado...”.


“Y en Almería, en particular, por su orografía, por sus playas, así como porque es de las provincias con más horas de luz, los vuelos con drones es una actividad muy atractiva para cualquier persona, tanto si es en modo juguete, o como profesional”.


MUCHO MAS QUE AERONAVES Y DRONES

“El equipo PEGASO no solo se limita al tema de drones”, apunta el cabo 1o Francisco Fernández. “También a aeródromos, helipuertos, todas las aeronaves que hay en la provincia, para ver para qué se utilizan... Tenemos un aeródromo bastante importante en Vera, donde se están haciendo cursos, y vemos si tienen todos los requisitos para hacerlo con seguridad. O localizar algún aeródromo que esté abandonado, pero se esté usando para otras cosas...”.


Actualmente están saliendo solo a demanda de los vuelos que se realizan en la provincia, así como en la inspección de los Aeródromos y Helipuertos. “Pero por la escasez de personal no todos los días podemos salir. En el futuro nos gustaría que pudiéramos, los tres compañeros que estamos, dedicarnos en exclusiva a este mundo”, añade. “Pues poco a poco vemos cómo aumenta la cantidad de drones que observamos cuando salimos con nuestros equipos detectores. Pero pienso que con trabajo y esfuerzo todo llegará”.


 

Temas relacionados
AlmeríaTech Tecnología Drones Guardia Civil

para ti

en destaque