La miseria que frenó el turismo

En 1903 Almería perdió su primera gran oportunidad para haber sido estación invernal

Un arriero llegando a Almería con su carro de bueyes a comienzos del siglo pasado. Iba descalzo, un signo de la pobreza de aquellos tiempos.
Un arriero llegando a Almería con su carro de bueyes a comienzos del siglo pasado. Iba descalzo, un signo de la pobreza de aquellos tiempos.

Fue el célebre doctor Bejarano, inspector de Sanidad del reino y una eminencia en medicina, el que alertó a la sociedad almeriense de las inmensas posibilidades que tenía nuestra ciudad para competir con capitales como Málaga, Alicante, Orán o Argel, que a comienzos del siglo pasado empezaban a atraer a un número importante de turistas extranjeros de gran poder adquisitivo que buscaban en el sur el sol que no tenían en el norte.



Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/226283/la-miseria-que-freno-el-turismo

 

Temas relacionados
Tal como éramos Eduardo de Vicente Historias de Almería Turismo

para ti

en destaque