Los restos arqueológicos de Almanzor, convertidos en escombrera bajo la Alcazaba

Basura e incluso una tapa de váter, a los pies del monumento

La expropiación y la demolición de las casas de la calle Almanzor regalaron a la ciudad de Almería una nueva instantánea: todo el que llegara a la Alcazaba por esta calle, vería mucho antes la monumental estampa. Desde entonces hasta ahora, todo a seguido su curso (cuando el curso está marcado por la obvia aparición de restos arqueológicos): se llevó a cabo un estudio arqueológico, se catalogó lo hallado y el proyecto municipal para la zona hubo de pasar por el tamiz de la Delegación de Cultura para respetar los restos hallados.


Ahora, el tiempo ha pasado, la temporada turística llega a su ocaso en el año en el que el turismo nacional había de venir a este rincón de la Península Ibérica a descubrir Almería y los restos arqueológicos de Almanzor han mudado su uso. De lugar histórico a escombrera, en concreto.


A día de hoy, el lugar vallado para su conservación se ha convertido en el punto en el que algunos ciudadanos depositan sus basuras. Un paseo por la zona permite ver incluso una taza de váter, además de bolsas de basura y residuos sólidos de toda clase y condición.


Mientras tanto, el entorno de la Alcazaba continúa su camino burocrático hacia un cambio que le dará a la zona su mejor aspecto.



 

Temas relacionados
Alcazaba de Almería

para ti

en destaque