Seguridad ‘prohíbe’ a Pedro Sánchez veranear en su casa de Mojácar

Los servicios de Presidencia han estudiado la ubicación del apartamento del presidente

Pedro Sánchez y Begoña Gómez, en el chiringuito Aku Aku de Mojácar, en 2016.
Pedro Sánchez y Begoña Gómez, en el chiringuito Aku Aku de Mojácar, en 2016. La Voz

Desde el año 2001, cuando decidió comprarse una modesta casita en el pueblo, las vacaciones estivales del matrimonio formado por Pedro Sánchez y Begoña Gómez eran siempre en Mojácar. Ni siquiera la llegada de sus hijas Ainhoa, en 2005, y Carlota, en 2007, alteraron esta tradición familiar, si bien, conforme las niñas iban creciendo, eran cada vez más frecuentes las escapadas de la familia a otros lugares de la costa española e incluso al extranjero. Pero siempre tomando Mojácar como base de vacaciones.


La vivienda del matrimonio Sánchez-Gómez en el pueblo del Indalo es poco pretenciosa, más bien modesta. Se puede decir que es un apartamento. A finales del siglo pasado el emblemático Hotel Mojácar, ubicado en el núcleo urbano del pueblo, cerró sus puertas al público, permaneciendo así varios años. El edificio fue adquirido por una constructora catalana, lo rebautizó como “Victoria Building” y lo convirtió en apartamentos para su venta. A Pedro Sánchez le costó 120.000 euros, más gastos. Durante el día el matrimonio y las niñas solían bajar a la playa, a algún chiringuito, principalmente al “Aku-Aku”, y con la fresca la salida era a alguna terraza del núcleo urbano del pueblo, donde departía unos aperitivos con algunas de las escasas familias mojaqueras con las que ha trabado amistad. Todo muy normal para una familia normal.


En 2014 la cosa cambió. La familia era una más de las miles que vivían y viven prácticamente en el anonimato en los veranos de Mojácar. Ni siquiera el acta de diputado de Pedro Sánchez hizo perder esa condición. Distinto fue cuando fue elegido, por primera vez, secretario general del PSOE. No dejó de venir a Mojácar, pero en los alrededores del edificio ya empezaron a observarse ‘movimientos extraños’ de jóvenes bien vestidos y con gafas de sol. Eran de los servicios de seguridad del Estado.


Tras perder el anonimato, dos han sido las estancias más ‘sonadas’ de la familia Sánchez en Mojácar. La primera fue en 2014, recién elegido máximo dirigente socialista, cuando se vio a la pareja paseando por las calles del pueblo, acompañada de militantes socialistas. La segunda fue en 2016, tras perder las elecciones. La prensa nacional se preguntaba por su paradero. Fue LA VOZ DE ALMERÍA y quien esto suscribe quien informó en primicia que esos días Pedro Sánchez no estaba desaparecido, sino que estaba donde suele estar cuando se escapa de Madrid: en Mojácar. Una foto tomada en el “Aku Aku”, amparado tras una gorra, junto a su mujer, fue motivo de portada de todos los medios nacionales.


Adiós, “Aku Aku”

En este verano de 2018 Pedro Sánchez ya no es un ciudadano anónimo. Ni un simple diputado. Ni solo el secretario general del  PSOE. Es, también, el presidente del Gobierno del Reino de España. En estas circunstancias, ¿podrá la familia Sánchez-Gómez disfrutar de su tradicional veraneo en Mojácar? ¿Podrá seguir siendo el “Aku Aku” su lugar de esparcimiento veraniego? ¿Seguirá María preparando las paellas que tanto gustan a las niñas? Va a ser que no. Pedro Sánchez y su familia ya no son dueños de sus decisiones. Es una de las servidumbres que hay que pagar por tener tan alta responsabilidad.


En España, la seguridad del presidente del Ejecutivo depende del Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, un órgano que se encarga de la seguridad del complejo de La Moncloa y sus edificios e instalaciones, así como de fijar las funciones y actuaciones necesarias para la seguridad del presidente y otras personas e instalaciones que determine el secretario general de la Presidencia del Gobierno, en coordinación con el Ministerio del Interior. Este departamento analiza los posibles lugares de vacaciones del presidente y su familia y elabora un informe sobre la idoneidad de esos lugares por motivos de seguridad.


Seguridad de Presidencia no elabora todos sus informes necesariamente a petición del presidente, sino que en la mayoría de las ocasiones lo hace de motu proprio, analizando diversos escenarios. Desde hace unas semanas encima de la mesa del despacho del presidente Sánchez hay un informe que, más que aconsejar, casi prohíbe las vacaciones familiares en su vivienda de Mojácar. Para llegar a esa conclusión, miembros del Departamento han rastreado la zona donde se ubica el antiguo “Hotel Mojácar” y han estudiado, uno por uno, todos los inquilinos del edificio. La conclusión es definitiva: la familia Sánchez tendrá que buscarse otro lugar de vacaciones.


Vacaciones sí, vacaciones no

Desde Moncloa no se dan pistas sobre el lugar de vacaciones del presidente del Gobierno y su familia. Se alumbra incluso la posibilidad de que Begoña y las dos niñas pasen juntas las vacaciones mientras Pedro Sánchez se queda en Moncloa haciendo viajes esporádicos para reunirse con ellas. La agenda del presidente es densa incluso en agosto, y los frentes abiertos, muchos. Por otra parte, también se dice en palacio que el presidente no quiere mandar señales alarmistas sobre la situación de España, que no es tan mala, y se tomará unos días de vacaciones, concretamente del 3 al 24 de agosto. Con vacaciones o sin vacaciones, algo parece cierto: el apartamento del edificio “Victoria Building” de Mojácar no será este año la morada veraniega de la familia Sánchez-Gómez.


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería