Murmura regala un sábado para el recuerdo en la Alpujarra

La Alpujarra se vuelca con la cultura en esta primera edición

Quince horas de actividades, más de una decena de grupos y artistas, ruta geóloga, cata de vinos, medio ambiente, propuestas familiares… La Alpujarra almeriense vivió ayer ‘el día grande’ del Festival Murmura, el evento con el que Diputación de Almería y Costa de Almería se sitúan de lleno el turismo de festivales, pero con la difusión y respeto del entorno como guía primordial. Una atractiva propuesta, organizada por Crash Music, que ayer colgó finalmente el cartel de ‘entradas agotadas’ durante todo el día. 


El ‘plato fuerte’ se sirvió en la explanada del salón multiusos Pedro Murillo de Laujar de Andarax, con el concierto que reunía a los cabeza de cartel del Festival: Depedro, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba (DMBK), Los Estanques y María Yfeu. 


Vinculado a la provincia de Almería durante muchos años, especialmente al Cabo de Gata, Depedro sacó a relucir sus numerosas vertientes sonoras que van desde ese último disco en el que adopta una mirada ingenua con canciones relacionadas con la infancia, a esa combinación especial entre la canción de folclore latinoamericano y la poesía de autor.



Justo antes, DMBK ofreció la descarga más eléctrica y potente del sábado, demostrando su excelente buena forma tras su recién publicado segundo disco, ‘Hilo Negro’. Creadores del término con el que se autodefinen, ‘kinkidelia’, el grupo sevillano demostró por qué son los actuales principales garantes de la tradición del rock progresivo andaluz, ese que enraíza por igual entre Triana y Medina Azahara, con Led Zeppelin, King Crimson o Black Sabbath. 


El póker de conciertos en Laujar se abriría con María Yfeu. Con tan solo dos singles instalados en plataformas digitales ‘Grudges’ y ‘Let It Grow (Up)’ y tras arrasar en sus directos en citas como Sound Isidro y Monkey Weekend, entre otras, la sevillana afincada en Madrid se lanzó a la conquista del mercado internacional llegando a exportar las bondades de su particular voz hasta el prestigioso Sziget Festival de Budapest. 



Por su parte, Los Estanques demostraron el fuerte hipnotismo de su pop progresivo psicodélico, como han conseguido con su brillante último trabajo discográfico de estudio, titulado ‘IV’, que también tiene un fuerte componente irónico como en ‘Soy Español Pero Tengo Un Kebap’. 


Música, catas y mucho más

Además del ‘acto central’ de la jornada con esa sesión de cuatro conciertos, las actividades de Festival Murmura se celebraron durante toda la mañana en otras localidades de la Alpujarra como Padules, Almócita, Fuente Victoria, Beires, Alboloduy y Fondón


Cronológicamente, la actividad más madrugadora fue la ruta guiadas con experto en geología por el sendero de Almócita, Las Canales, Padules y Beires. Las Canales es el principal punto de interés de ese sendero, donde el río Andarax, a la altura de Padules, queda encerrado entre dos altas paredes de roca, creándose un rincón mágico.


La zona del Candil de Almócita recibió dos conciertos, el de la almeriense Sara Soul y los granadinos Los 300. La bodega Cepa Bosquet de Fuente Victoria fue escenario de una doble sesión de Dry Martina, aliñada con una selecta cata de vinos.


Otra cata musicada tuvo lugar en el mirador de la Plaza de la Iglesia de Beires, con Bodegas Neo y Rock and Wine, capitaneada por el director del festival Sonorama Ribera, Javier Ajenjo. El lavadero de Alboloduy fue testigo de los conciertos de Ana Bravo y Triana Jazz. 


También hubo otra propuesta musical más, en este caso familiar, con el concierto de Ombligo en La Era de Fondón. Ombligo está formado por Anika y Ángel, dos personas con un imaginario musical muy diverso, que se encontraron para sacar todos esos conceptos de su cabeza y llevarlos a cabo en un mismo proyecto. Con Pablo Navarro al contrabajo, ofrecieron un formato trío que consiguió llevar al público en un viaje acústico a un mundo paralelo.


El diputado de Cultura y Cine, Manuel Guzmán, ha destacado como ‘Murmura’ ha conseguido posicionarse como el referente de los festivales ‘rurales’ y ha destacado como la Alpujarra se ha llenado de vida durante toda la jornada. “Actividades pensadas para todos los públicos y que nos posicionan como capital nacional de la cultura durante este fin de semana”.


Visita del presidente de Diputación

El presidente de la Diputación de Almería, Javier A. García, acompañado por el diputado de Turismo, Fernando Giménez; el alcalde de Padules, Antonio Gutiérrez; Manuel Barea, de la Bodega Barea Granados, así como otras concejales de la Corporación Municipal, han asistido al concierto de Ede, que ha tenido lugar en los jardines de esta bodega paduleña este domingo. 


El presidente de Diputación ha felicitado a la organización de Murmura por “dar forma a una brillante idea que nace con vocación de continuidad. Los hoteles, casas rurales y restaurantes están al completo, La Alpujarra se ha llenado de vida durante estos días gracias a esta iniciativa y cientos de personas están descubriendo las bondades del destino ‘Costa de Almería’, en esta ocasión, ligado a la cultura pero también por la gastronomía, con los productos de ‘Sabores Almería’ y la música”.


En la Bodega Barea Granados se han ofrecido a degustar diferentes tipos de variedades de vino, así como diferentes productos y embutidos alpujarreños. Esta bodega, que forma parte de la marca gourmet ‘Sabores Almería’, cuenta con instalaciones de última generación y dispone de viñedos propios, que se cultivan en terrenos calizos por encima de los 750 metros de altitud, condiciones que generan un microclima idóneo para producir vinos con mucha personalidad. 

 

Temas relacionados
Festivales Música Cultura Turismo rural La Alpujarra

para ti

en destaque