Darse un ‘chapuzón’ también es posible en los pueblos almerienses de interior

Puesta a punto de las piscinas municipales para abrirlas a vecinos y visitantes este verano

Un operario arreglando la piscina de Laujar de Andarax.
Un operario arreglando la piscina de Laujar de Andarax.
Francisco G. Luque
18:54 • 06 jun. 2022 / actualizado a las 20:35 • 07 jun. 2022

Con la llegada del calor, a las puertas del comienzo del verano, ya apetece darse un baño en el mar para refrescarse y hacer frente a las altas temperaturas, pero no todos los almerienses tienen el privilegio de poder hacerlo diariamente como lo hacen los residentes de núcleos urbanos costeros. En los pueblos del interior de la provincia de Almería, los que no tienen una playa cercana, darse un 'chapuzón' es un lujo que muchos vecinos de estas localidades ya tienen al alcance de su mano gracias a las piscinas municipales.


Numerosos Ayuntamientos ya se han puesto manos a la obra para adecentar y poner a punto estas instalaciones, de cara a la temporada veraniega, que ofrecen a las familias del municipio una alternativa al siempre tedioso desplazamiento por carretera para disfrutar de unas pocas horas de baño. Santa Fe de Mondújar, Felix, Laujar de Andarax, Fondón, Albox, Cantoria, Macael, Olula del Río, Serón, Huércal-Overa o Zurgena son algunos claros ejemplos de localidades de interior en las que la piscina pública se ha convertido en un servicio indispensable de junio a septiembre. Y no solamente para sus vecinos.


Cabe destacar que numerosas personas llegan a los pueblos almerienses desde diferentes puntos de España, e incluso desde otros países, para pasar las vacaciones en el pueblo de los abuelos o, simplemente, porque prefieren un entorno rural, mucho más tranquilo que el frenético ambiente de los municipios costeros durante los meses estivales. De hecho, hay pequeños pueblos en la Alpujarra, Valle del Almanzora o Los Filabres, que incluso duplican su población en esta época del año. Sin duda, disponer de una piscina municipal, ayuda mucho a convertirse en un lugar de retiro veraniego sin necesidad de tener vistas al Mediterráneo. 



Una inversión segura

En plena Alpujarra almeriense, el Ayuntamiento de Laujar de Andarax ha realizado importantes obras de remodelación para que la suya esté en perfectas condiciones este verano. En este caso, se ha arreglado de forma íntegra el revestimiento de la piscina de adultos y también de la infantil, poniendo nuevo sistema de depuración, instalando además equipos de clorado de control automático para ambas. Se ha puesto también nueva iluminación LED y nuevas duchas. El importe total de estas obras asciende a 26.000 euros, que serán financiadas al cien por cien por la Diputación de Almería.



A pocos kilómetros, en Fondón, también se ha invertido por parte del consistorio fondonero en rehabilitar todo el entorno de la piscina municipal, con una actuación que se enmarca dentro del Plan de Rehabilitación integral del Camping. "Se trata de recuperar un espacio importante para el disfrute del verano de vecinos y campistas, que se encontraba gravemente deteriorado", comentan desde el Ayuntamiento de Fondón, donde son muy conscientes que el disponer de una piscina municipal en perfectas condiciones es un valor añadido muy a tener en cuenta a la hora de atraer turismo a la zona en estas fechas que se avecinan.


Cabe recordar que la entrada a estas piscinas municipales suele ser normalmente mediante tickets diarios, que van desde el precio de un euro hasta los tres, habitualmente y dependiendo de qué dimensiones y servicios tenga la piscina. En algunos municipios ponen bonos familiares a disposición de sus vecinos, que suelen pagarse de forma mensual, con su correspondiente rebaja. Dicha recaudación se queda en las arcas municipales y suele ser usada para el propio mantenimiento de la piscina.



Actividades y empleo

Pese a tener muy cerca una costa que es la gran joya natural de la provincia de Almería, el municipio de Níjar también da uso a sus distintas piscinas municipales, que quedarán abiertas todos los días a partir del 21 de junio, según informan desde el Ayuntamiento nijareño.


Pero una piscina municipal no solamente es para darse 'chapuzones' o tumbarse al sol. Estas instalaciones permiten a las distintos municipios poner en marcha escuelas de verano o cursos de natación con los que se ayuda a las familias a conciliar las vacaciones de los más pequeños con la jornada laboral de padres y madres. Además, muchas de ellas cuentan con un ambigú o bar que ofrece una oferta gastronómica para niños y mayores y que invita a vecinos o visitantes a hacer vida en dichas instalación de forma diaria.


Además fomenta el empleo, puesto que en una piscina municipal, junto con el personal dedicado a mantenimiento, tener un socorrista es obligatorio mientras haya personas bañándose. En definitiva, aporta numerosos beneficios a un pueblo a nivel económico, pero sobre todo social, haciendo más agradables los calurosos veranos a los almerienses o turistas que de junio a septiembre, por diferentes circunstancias, no pueden darse un baño cada día en cualquiera de las preciosas playas de la provincia.


Temas relacionados

para ti

en destaque