Roquetas de Mar

Primera piedra para el nuevo puerto, más abierto a ciudadanos y turistas

Se construirá una nueva lonja y espacios para la integración puerto-ciudad

Distintas autoridades acudieron a la colocación de la primera piedra
Distintas autoridades acudieron a la colocación de la primera piedra La Voz

Ayer fue el día en el que se ponían en marcha oficialmente las obras destinadas a garantizar la integración del puerto de Roquetas de Mar con la ciudad y hacer más accesibles las instalaciones portuarias para los vecinos y visitantes. Con un presupuesto de 1.757.401 euros, está financiado al 80% con los fondos europeos ‘Feder’.


La colocación de la primera piedra tuvo como protagonistas a la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Carmen Crespo, y el alcalde de Roquetas, Gabriel Amat. Con ella se inician las obras que se traducirán en la construcción de un moderno edificio multiusos en el que se ubicará la lonja pesquera.


Turismo y pesca
La consejera Marifrán Carazo señaló que “desde la Junta estamos acercando los puertos a las ciudades sin perder la funcionalidad de sus instalaciones”. En el caso de Roquetas, en el que actividad turística y pesquera van en aumento, “este hecho resulta determinante”.



Crespo, por su parte, ponía el énfasis en el papel del presidente Juanma Moreno por haber ofrecido desde el principio de su mandato “el apoyo que faltaba en etapas anteriores a Almería”, en este caso a través de dos consejerías inversoras como las de Fomento y Pesca.


Entiende que desde Fomento “han sabido identificar las necesidades de los puertos de Andalucía y dar dinamismo a la pesca”, un sector que califica como “muy vulnerable”, por lo que “necesita del apoyo de las Administraciones públicas” para avanzar en una diversificación que contribuye a crear oportunidades, tanto para los pescadores de hoy como para los jóvenes y ofrecer, de esta forma, posibilidades de futuro” para las zonas costeras.



Un puerto de futuro
El proyecto se desarrollará en un espacio de más de 9.000 metros cuadrados, un espacio que se va a reordenar y que tiene un fuerte componente de espacio público de encuentro, de conexión puerto-ciudad y pone en valor el Castillo de Santa Ana.


Se pretende con ello que se den usos compatibles con la actividad náutico pesquera, garantizando la funcionalidad de la actividad, varadero y auxiliares. 


Para conseguir el objetivo se demolerán varios edificios para reurbanizar las explanadas resultantes, dotando a todo el espacio de pavimentación, mobiliario, iluminación e incorporando medidas para mejorar la accesibilidad y seguridad en el espacio público.


Paseo del puerto
Entre las actuaciones que se realizarán están la prolongación del paseo que discurre por el borde del cantil hasta alcanzar el nuevo edificio multiusos, ampliación de la bolsa de aparcamiento y reordenación de la zona de varadero, manteniendo su capacidad, la posición del foso de varada y el cómputo total de su superficie, superior a los 2.000 metros cuadrados. 


Las instalaciones actuales de oficina y aseos se reubicarán en una zona acondicionada en el actual edificio de la lonja, que también será utilizada como almacén. Además se pavimentará y reordenará la plataforma de circulación, maniobra y zona carga y descarga, y aparcamiento para trabajadores y visitantes.


Según los responsables del proyecto, todas las actuaciones se harán cuidando que el diseño y el tratamiento de los materiales sean compatibles con las celebraciones de actos públicos que se realizan en la explanada entre la lonja y el Castillo de Santa Ana.


El puerto albergará un nuevo edificio multiusos que incluirá la nueva lonja, compatibilizando su actividad con circuitos para el turismo. La lonja tendrá sala de ventas, cámaras frigoríficas, salas de manipulación del pescado y un acceso a un espacio acristalado para poder presenciar las subastas.

 

Temas relacionados
Obras Puertos Turismo

para ti

en destaque