Baja el paro en Almería pero el IPC se dispara por el precio de la luz

Vaivenes económicos tras la pandemia del Covid

Trabajadores en las obras del AVE en la zona de Níjar.
Trabajadores en las obras del AVE en la zona de Níjar. Archivo La Voz

Los vaivenes económicos tras la pandemia del coronavirus se dejan en notar en toda España, y también en Almería.


Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondientes al tercer trimestre de este año 2021 revelan que el paro ha descendido en 700 personas en los meses de julio, agosto y septiembre en Almería, en plena temporada turística.


Actualmente, en la provincia hay 77.500 desempleados, según la EPA, y el número de ocupados se eleva a 284.400 personas. La tasa de actividad es del 61,55 por ciento de la población almeriense y la tasa de paro se reduce hasta el 21,41 por ciento.



Son indicadores mucho mejores que los de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2021, pero muy lejos de los arrojados a principios de este año 2021 cuando el número de parados almerienses, según la EPA, era de 61.500.


Otro apunte económico conocido hoy es el del Índice de Precios al Consumo, al IPC, que se ha disparado en las últimas fechas por el incremento del recibo de la luz.



El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 2% en octubre en relación al mes anterior y disparó su tasa interanual hasta el 5,5%, lo que supone 1,5 puntos por encima de la tasa de septiembre y su nivel más alto en 29 años, debido el encarecimiento de la electridad, informa Europa Press.


Con el dato de octubre, el más elevado desde septiembre de 1992, el IPC interanual encadena su décima tasa positiva consecutiva, según los datos avanzados publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).


Según Estadística, en el comportamiento interanual del IPC destaca la subida de los precios de la electricidad, mayor este mes que en septiembre del año pasado.


También influye, aunque en menor medida, el aumento de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales y el gas, frente a los descensos que registraron el año pasado.


El INE incorpora en el avance de datos del IPC una estimación de la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos), que aumentó en octubre cuatro décimas, hasta el 1,4%, con lo que se sitúa más de cuatro puntos por debajo de la tasa del IPC general. Se trata de la diferencia más alta entre ambas tasas desde el comienzo de la serie, en 1986.

 

Temas relacionados
Crisis económica Economía circular Paro Subdelegación del Gobierno

para ti

en destaque