Un almeriense patenta un nuevo bocado de caballo

Se trata de un artefacto de embocadura más eficiente que reduce el estrés del animal

Raúl Enrique y Rafael Monterreal sosteniendo el ingenio de su autoría.
Raúl Enrique y Rafael Monterreal sosteniendo el ingenio de su autoría.

Rafael Monterreal, un almeriense aficionado a la hípica, ha patentado una novedad mundial para los aficionados a esta práctica deportiva en particular y en general para todos los que se dediquen a la monta de caballos. Se trata de una nueva embocadura denominada bocado de acción directa que añade precisión y confortabilidad en el acto de frenada del animal, cuando el jinete tira de las riendas para aminorar el paso. “Este bocado es más eficiente porque con la misma fuerza, el caballo se detiene con más estabilidad”, cuenta con entusiasmo Monterreal. 


Se trata de un invento muy especializado, para gente muy sibarita del mundo del caballo, pero que no ha sido óbice para que su autor lo registre a su nombre y número de registro en la Oficina de Patentes y Marcas. La fabricación se ha realizado de forma artesanal y Monterreal ha contado con la colaboración de Talleres Martinete, de Cayetano Gómez, de la mecánica de Rafael Fenoy y de la empresa Marinox de los Hermanos Andújar, en Gádor. Raúl Enrique ha sido el socio de Rafael en esta aventura de innovación, que aún está en embrión y que no se plantean desarrollar, por ahora, de forma industrial. “La gente del caballo es muy remisa a los cambios, son muy tradicionales en sus costumbres”, explica Monterreal.


Asegura también que esta nueva embocadura es una ventaja mecánica que añade versatilidad y comodidad.  Con ello se mejora la ergonomía de la acción del freno y reduce el estrés en la boca del caballo. Con esta novedad tecnológica, el jinete selecciona una embocadura para su caballo y puede adaptarle diferentes tipos de brazos de palanca en función del tipo de monta que practique, reduciendo o aumentando el rigor del freno.



Nuevo deporte, el aeropolo
Monterreal también ha ideado un nuevo deporte ecuestre inspirado en el tradicional polo británico. Lo denomina aeropolo y la clave es la sustitución de la bola y el taco por un aro volador y un bastón. “Se trata también de una novedad mundial, como el aerogolf que ya se practica. “Nosotros hemos hecho algún partido de prueba con cuatro jugadores por equipo en Retamar".



 

Temas relacionados
Innovación Hípica Investigación

para ti

en destaque