El Hotel Moresco de Mojácar pasará a manos de Avalmadrid

El juzgado de Vera lo sacó a subasta por 8,6 millones sin ningún postor

El Moresco, en una de las laderas de la montaña de Mojácar, suma ya 12 años cerrado a cal y canto.
El Moresco, en una de las laderas de la montaña de Mojácar, suma ya 12 años cerrado a cal y canto.

El Moresco, el hotel más emblemático de Mojácar pueblo, cambiará de manos tras quedar desierta la subasta del pasado septiembre. Avalmadrid, la sociedad de garantía recíproca cuyo principal accionista es el Gobierno de la Comunidad de Madrid, es su principal acreedor y podría quedarse con el bien inmueble y dos solares anexos con una quita del 50% del valor de tasación o por el valor de la deuda o bien hacer que prescriba el embargo e iniciar de nuevo el procedimiento.


Los tres bienes, que no recibieron puja alguna, salieron a subasta por un valor de 8,6 millones de euros, con unas cargas por cantidad reclamada de 3,9 millones de euros a su propietario aún, el empresario Arturo Fernández, del Grupo Cantoblanco. 


Además, la Junta de Andalucía reclamó en vía de apremio en 2013 una deuda de 370.000 euros en ayudas cobradas para obras no ejecutadas en el hotel. Cantoblanco, a través de lo que fue su filial hotelera H-21, ha acumulado también una deuda cercana a los 100.000 euros contraída con el Ayuntamiento de Mojácar por distintos impuestos como el de la contribución urbana.El Moresco, que suma más de una década cerrado a cal y canto, fue abierto en 1973 y suma 147 habitaciones, siendo uno de los iconos más visibles de la ladera cuando se mira a la montaña de Mojácar. Se compone de planta baja y diez plantas más, con una entreplanta entre la octava y la novena. 


El solar sobre el que se alza ocupa una superficie de 3.750 metros ocupada por el propio edificio, aparcamientos y zona ajardinada. Entran también en la propiedad una porción de terreno anexo en el Pago de las Huertas de Abajo y Cuesta de la Glorieta de 3.000 metros de superficie y otro en la Ladera de la Puntica con una superficie de 1.435 metros. El hotel daba vida al pueblo de Mojácar, manteniendo más de una veintena de empleo y recibiendo huéspedes, sobre todo en la época en la que se abría durante todos los meses del año. Es, por tanto, Avalmadrid, quien debe mover ficha para desbloquear la situación de paulatino deterioro que padece el Moresco, cerrado desde el año 2008 y con su propietario en concurso de acreedores desde 2015. 


Fue también Fernández, imputado en por apropiación indebida y fraude a la hacienda pública en el caso de las tarjetas opacas black de Caja Madrid, cuando era vicepresidente de la CEOE. La sociedad de garantía dio avales por valor de 2,6 millones de euros al empresario Arturo Fernández para poder acceder a préstamos contraídos con distintas entidades financieras, entre ellas la Banca March. 


Cuando Cantoblanco dejó de pagar los préstamos, las entidades financieras ejecutaron las garantías a Avalmadrid. A su vez, Fernández puso como garantía su domicilio habitual y el hotel mojaquero de marras, que entonces estaban libre de cargas. 


El hotel que llegó con la crisis del petróleo
Fue el belga  Van der vert el propietario donde se alzó el  Moresco, en una ladera de aquella pintoresca Mojácar, de la que hubo que arrancar almendros  algarrobos y desmontar abancalamientos de tiempos de los moros, justo en el caminito que subía desde la Era Lugar. Fue la cadena inglesa, Horizon Hollidays, la promotora, con José Luis Martín Lorca como director general. Fueron los arquitectos Scott Brownrigg y Federico Castillo, la constructora Laing Ibérica y agentes Manuel Vinagre,José Luis González, Evaristo Higueruela y Arsenio García, capataz. En 1973 lo inauguró el ministro Alfredo Sánchez Bella, con el alcalde Jacinto Alarcón, con una sorprendente piscina en la terraza desde la que se veía hasta Cabo Cope. Al poco, los propietarios sufrieron la crisis del petróleo, hasta que llegó a la empresa Bass, que lo vendió a Servigroup y en 1994 la adquirió Cantoblanco. 


 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería