El nombre de Almería en otros lugares

En el Mar de Filipinas existe otra Almería, fundada por un misionero almeriense

El nombre de Almería está presente en un gran número de lugares en España y el extranjero.
El nombre de Almería está presente en un gran número de lugares en España y el extranjero. La Voz
Eduardo de Vicente 21:00 • 29 may. 2022

En el Mar de Filipinas, perdida en una de las islas del archipiélago, en la que llaman provincia de Leyte, existe una población con el nombre de Almería. que fue fundada en 1834 por un misionero almeriense que estableció allí una parroquia junto a una pequeña aldea nativa. Es un lugar de extraordinaria belleza, castigado por los frecuentes temblores de tierra que sacuden sus costas. 


El nombre de Almería está presente por muchos pueblos y ciudades del mundo. A la vieja Estación de Linares todavía se le conoce popularmente como ‘la de Almería’ aunque se llamé Estación de San José. Fue a finales de los años cincuenta cuando el nombre de Almería empezó a aflorar por otros rincones de la geografía española. En esa época la mayoría de las ciudades experimentaron una importante expansión con la creación de nuevos barrios que nacieron a extramuros de los cascos antiguos. 


El dos de enero de 1958 el Ayuntamiento de Linares acordó dar el nombre de Almería a una de las calles de la nueva barriada de viviendas que se estaba levantando en dicha ciudad. Por esos años le dedicaron a nuestra ciudad una recoleta plaza en Bilbao, cerca de la conocida Avenida de Zumalacárregui . 



En abril de 1959 el Pleno municipal de Alcalá de Guadaira, en Sevilla, denominó calle de Almería a una nueva avenida en una zona de expansión del pueblo. En mayo de ese mismo año en el pueblo malagueño de Alora se le dedicó a Almería una bonita calle de la barriada Virgen de Flores’, que se estaba construyendo con viviendas sociales.


También en Madrid se quiso homenajear a Almería poniéndole el nombre de la ciudad a una de las travesías que desembocan en la céntrica calle de Alcalá. En Barcelona, en el popular barrio de Sants, junto a la Plaza de la Farga, está el carrer de Almería y en la avenida de Sant Lluis existe un teatro que lleva el nombre de nuestra ciudad. 



Es difícil encontrar una población importante en Cataluña donde no haya una calle que se llame Almería. Está en Mataró, en Sant Feliu de Guixol, en Castelldefels, en Rubí, en Sant Feliu de Llobregat. Los que llevaban el nombre de Almería por todos los rincones de la geografía catalana y española fueron los miembros de la llamada Casa de Almería en Barcelona, que cada vez que tenían una oportunidad le rendían un homenaje a su tierra. En los años setenta, cuando el fútbol almeriense empezó a subir peldaños, cada vez que nuestro equipo iba a jugar un partido a Cataluña tenía la sensación de que estaba actuando en casa. En el verano de 1976, cuando nos tocó jugar la promoción de ascenso a Segunda con el Tarrasa, más de la mitad del aforo del estadio eran seguidores rojiblancos, almerienses residentes en Cataluña que se desplazaban allá donde jugara su equipo.


El nombre de Almería seguía brotando por todo el país.  En noviembre de 1962 las autoridades locales se trasladaron al pueblo de Ronda, en Málaga, para inaugurar la calle Almería y en mayo de 1963  en Jaén donde se le dedicó una calle a Almería en el ensanche sur. En la Navidad de 1963 el Ayuntamiento de Alicante acordó bautizar con el nombre de Almería a una de las calles del nuevo polígono Virgen del Remedio. Dos años después, fueron las autoridades de Cartagena las que homenajearon a nuestra ciudad poniéndole su nombre a una vía en la barriada de los Cuatro Santos. En el otoño de 1966 se llamó Almería a una calle de Atarfe, en Granada, y otra en el municipio barcelonés de Masnou; a cambio, el Ayuntamiento de Almería bautizó como Plaza de Masnou a la antigua plazoleta del Lugarico, junto a la calle Real.



En el Pleno del 19 de diciembre de 1966 , nuestra corporación llegó al acuerdo de  rendirle un homenaje al pueblo jiennense de Quesada con una calle con su nombre junto al barrio playero de Villagarcía. Quería hacer público el agradecimiento de la  ciudad a los muchos veraneantes de aquella población que desde los años cincuenta venían a tomar los baños de mar. Dos años después, Quesada decidió que una de sus avenidas más hermosas  recibiera el nombre de Almería en gratitud con el trato recibido por los almerienses.


Almería se llamó también una calle de Ubrique, en Cádiz, del pueblo de Moncada en Valencia, de la Cartuja en Granada, de Caravaca de la Cruz en Murcia, de Vinaroz en Valencia, un municipio con el que también estamos hermanados desde agosto de 1970. En el Pleno de enero de 1969 los concejales de Badalona determinaron que la avenida principal del recién inaugurado polígono de San Roque llevar el nombre de Almería en un intento de honrar a las cientos de familias de nuestra tierra que estaban residiendo en esa localidad, que especialmente en los años sesenta fue centro de atracción de emigrantes. 


 El nombre de Almería lo paseó por los principales puertos del mundo un buque sueco que fue botado en Gotemburgo en 1960 y bautizado con la denominación de ‘Almería’. El barco se dedicaba a llevar fruta. En el mes de noviembre de 1965 el soberbio buque Almería visitó nuestro puerto para cargar uva hacia los países nórdicos. El alcalde, Guillermo Verdejo Vivas, le hizo entrega al capitán de una placa con el nombre de Almería y el escudo de la ciudad.



Temas relacionados

para ti

en destaque