La Legión despide a la primera rotación de militares destinados a Líbano

General Marcos Llago: “La situación está en calma y la Legión conoce perfectamente la misión“

La Brigada de la Legión vuela rumbo a Beirut. La primera rotación del contingente militar destinado a Líbano partió a las 17 horas desde el Aeropuerto de Almería para iniciar el proceso de relevo de las tropas españolas en la llamada Franja Azul. Unos 200 soldados componen la primera expedición, liderada por el teniente coronel Ríos.


Los días 19 y 23 de noviembre se producirá la partida de las dos rotaciones restantes para completar un envío de 580 militares, con la Legión como 'unidad madre' del contingente. Personal militar, familiares y allegados despidieron a los soldados en el Aeropuerto de Almería la tarde de este martes.




"Ninguna misión es fácil, pero la situación está en calma y la Legión y el Ejército en general conocen perfectamente este tipo de misiones", señaló el general Marcos Llago. "Vamos para ayudar a la población y al ejército libanés a mantener la situación en calma y a que no se produzcan violaciones de la línea fronteriza".


El jefe de la Brigada de la Legión mandará el contingente español. En la despedida de la primera rotación (él viaja en la segunda) tuvo palabras de ánimo a las familias. "Las que más sufren son nuestras familias y el mensaje que quiero enviarles es que estén tranquilas porque nuestros legionarios saben lo que hacen y conocen su profesión".


Los legionarios estarán destinados en la base Miguel de Cervantes de Marjayoun durante los próximos seis meses. Paralelamente participarán en una segunda misión internacional en Mali, en ese caso como parte de la fuerza auspiciada por la Unión Europea y con un grupo nutrido esencialmente por miembros del Tercio Alejandro Farnesio, acuartelados en Ronda (Málaga).


Malestar por el ‘cerrojazo del aeropuerto’ y el control de seguridad a los soldados

El Aeropuerto de Almería cambió la ubicación de los soldados y de sus familias por primera vez en 15 años y obligó a seguir la partida de la primera rotación desde el exterior, detrás de una zona vallada y a cientos de metros de la pista. Los contingentes habían tenido acceso históricamente a una zona restringida y acotada cerca de la pista, siempre bajo estrecho seguimiento del personal de la Legión y de la propia Guardia Civil.  Nunca se han producido incidentes. Sin embargo, alegando razones de seguridad, las familias se quedaron fuera y solo un grupo de oficiales pudo acompañar a los legionarios más allá del control. Además de este malestar, la Confederación Española de la Policía (CEP) cargó contra la Guardia Civil por los "controles vergonzosos" realizados a los militares antes de embarcar. "Nos sentimos abochornados por el trato que han recibido servidores públicos que van a cumplir una misión y que vuelan en un chárter. ¿Qué pensaban, que iban a secuestrar el avión?".





 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería