Un virgitano que llega a la Nasa

El investigador José Manuel Martín lanza al espacio una proteína relacionada con el cáncer

José Miguel Martín nació en Berja en 1977.
José Miguel Martín nació en Berja en 1977. La Voz

José Manuel Martín García (Berja, 1977) soñaba con ser preparador físico cuando tenía veinte años, pero no pudo superar los requisitos del INEF y la vida lo condujo hacia la química, donde  está sentando cátedra.


Desde hace ocho años vive este bioquímico almeriense en Estados Unidos, en Arizona, donde lidera un proyecto de la NASA (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio) para mejorar la salud humana. Martín es el investigador principal de un proyecto que consiste en estudiar una proteína relacionada con el cáncer, conocida como Taspasa 1, en situaciones de microgravedad.


A bordo de la nave espacial Dragon SpaceX, el investigador almeriense ha lanzado al espacio en un cohete Falcon esa proteína a través de un laboratorio orbital con el que buscan fórmulas beneficiosas para la salud humana en la Tierra con el desarrollo y la detección de fármacos en el espacio.


Objetivo final La proteina Taspasa 1 está implicada en uno de los cánceres de cerebro más devastadores que se conocen, el glioblastoma multiforme, para el cual no hay ninguna cura y los únicos tratamientos son la quimioterapia y la cirugía.


El objetivo final es obtener cristales de mayor calidad para conseguirla estructura tridimensional de esta proteína. José Manuel y su equipo han sido los primeros en publicar la forma tridimensional completa de la proteína. La microgravedad ofrece unas condiciones idóneas para su perfecta cristalización y estudio.


Las muestras permanecieron en la estación espacial internacional durante cuatro semanas y regresaron el pasado junio a la tierra.
Mas de 500 muestras fueron mandadas a instalaciones de luz de rayos X para ser medidas. El científico virgitano explicaba ayer desde Arizona que “actualmente nos encontramos en el proceso de análisis para sacar conclusiones en un proceso largo que nos llevará casi un año”.


El bioquímico añade que “conociendo la composición atómica exacta  podemos diseñar mucho más fácilmente un inhibidor apropiado y quizá acelerar la investigación farmacéutica para descubrir nuevas formas de intervenir en el crecimiento del cáncer”.
José Manuel Martín, lidera también varios proyectos relacionados con el desarrollo de métodos para la futura aplicación en las instalaciones de luz de rayos X.


El grupo que lidera es pionero en técnicas de cristalografía en las instalaciones de superláser. Los superláseres son las instalaciones que producen los rayos X más potentes que se conocen, lo que los convierte en las mejores instalaciones para el estudio de no solo los sistemas biológicos (como proteínas o ADN) sino también en otras áreas como la física, la medicina y la ciencia de los materiales.


“Desde que llegué aquí he participado en 40 experimentos científicos en todas las instalaciones de superláser que hay en todo el mundo y he dirigido varias investigaciones”, ha indicado.


Uno de los resultados más novedosos que ha obtenido su equipo es el de poder ver y estudiar  el proceso de inactivación de un antibiótico llevado a cabo por una enzima (la beta lactamasa).  Fue un estudio pionero  en el campo de la de la cristalografía que va a abrir, sin duda, la puerta a nuevas investigaciones para avanzar en el desarrollo de antibióticos.


La vuelta En la actualidad cuenta con más de 20 publicaciones científicas y está dirigiendo varias tesis doctorales en Estados Unidos.
Tiene también colaboraciones con varios grupos de investigación españoles: Universidad de Granada, Universidad de Almería, Universidad de Valencia y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).


Tras esta dilatada experiencia científica en Estados Unidos, el químico virgitano ya piensa, sin fecha precisa, en volver a su provincia, “aunque reconozco que no va a ser fácil, pero mi idea es volver a la Universidad de Almería, al grupo de investigación que dirige la doctora Ana Cámara Artigas.


La pasión por el laboratorio Tiene 42 años, una mujer de Roquetas y un niño made in USA. José Manuel Martín salió de la Berja parralera en 1997 para iniciar sus estudios de Química en la Universidad de Granada. Se licenció en 2004 y continuó con el doctorado en 2010, también en Granada. Después realizó un estudio de posgrado en la Universidad de Almería. Reconoce que nunca quiso abandonar su tierra, pero lo hizo por la crisis económica que dejó los presupuestos de investigación a cero. Echa de menos su Berja natal, sus amigos, a su familia. Sus días laborales empiezan a las cinco de la mañana y terminan a las siete de la tarde y no ve con buenos ojos pasar más tiempo en la oficina, de reuniones nacionales e internacionales, que en el propio laboratorio rodeado de probetas, su verdadera pasión, junto con las calles virgitanas donde nació y se crió.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/12/almeria/177346/un-virgitano-que-llega-a-la-nasa

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería