El calor, un problema de competencia para el sector hortofrutícola

El aumento de las temperaturas medias en toda la UE incrementa la competencia en los mercados

Europa ya produce hortalizas en primavera y otoño.
Europa ya produce hortalizas en primavera y otoño. La Voz

Almería no es la única zona en la que el cambio climático está haciendo crecer las temperaturas medias; según recoge en su último informe la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, esos efectos se suceden en todo el continente europeo.


El ‘multimodelo’ Copernicus, constata una elevación media de las temperaturas por encima de los dos grados en buena parte del continente y, puntualmente, algunos grados más en varias zonas a causa del incremento de la radicación solar por la ausencia de nubes.


Los cultivos



Esos cambios están teniendo un efecto notable en la agricultura de amplias zonas del continente. El presidente de la CASI, Miguel Vargas, relataba el caso de Polonia, un país que en condiciones normales no iniciaba sus ciclos de producción de tomate hasta bien entrado el mes de mayo, pero que en los últimos años, como consecuencia del calentamiento global, inician los cultivos en el mes de febrero.


Esos cambios se han convertido, de hecho, en un problema para los productores almerienses que encuentran cada vez más competencia para sus productos en meses en los que, hasta ahora, era prácticamente el mayor, si no el único, proveedor de hortalizas comunitario.



Desde el sector se advierte que con el cambio climático llega también un nuevo escenario, porque las producciones locales se están adelantando y se encuentran con la ventaja de que muchos consumidores apuestan por los “productos de proximidad” que antes no existían pero que van ganando terreno.


Uno de los efectos de este nuevo escenario en la producción de frutas y hortalizas es que las campañas hortofrutícolas se están acortando ya que se inician avanzado el mes de octubre (antes el sector entraba en producción en el mes de septiembre) y se mantienen a duras penas hasta mediados o finales de mayo.


Para polacos, franceses, holandeses o belgas ese cambio en el clima no está suponiendo un problema sino más bien una ventaja a la hora de colocar sus productos en el mercado.

 

Temas relacionados
Ola de calor El tiempo Campaña agrícola

para ti

en destaque