Insultos y abucheos en un triste final para la manifestación del campo

Grupos de agricultores independientes increparon a los organizadores

La presencia de más de 14.000 personas en la histórica manifestación de este martes puede transmitir una imagen de unión de un sector agrícola que atraviesa los peores momentos de los últimos años. Sin embargo, el acto final de la movilización, en la Plaza Circular, fue la peor escenificación posible de esa unión. Los discursos que debían poner punto y final a la protesta y la lectura de un manifiesto conjunto por parte de los organizadores ya empezó con mal pie cuando, una vez que todos ellos ya estaban subidos a un camión, supuestamente para decir unas palabras, el micrófono no funcionaba.


Los organizadores tampoco aceptaron el que les ofrecieron el grupo de agricultores independientes liderado por Joaquín López, alias Bernabé. A continuación, varias decenas de estos jóvenes agricultores gritaron, increparon y abuchearon a los representantes de las organizaciones agrarias que habían organizado la manifestación. “Estáis vendidos, os habéis llevado todas las subvenciones y no habéis hecho nada”, les gritaban.


Sus protestas fueron de tal calibre que al final les hicieron desistir y bajaron del camioncillo, de forma que el manifiesto fue leído por un responsable de comunicación ya pie en tierra, mientras los agricultores independientes seguían increpando a la organización, hasta el punto de que agentes antidisturbios hicieron acto de presencia para poner paz, aunque el agua al final no llegó al río.


Todos estos hechos pusieron un negro epílogo a la lectura del manifiesto y al fin de esta multitudinaria e histórica manifestación.


De hecho, de las miles de personas que acudieron a la movilización apenas unos cientos pudieron escuchar estas últimas palabras, al quedar el grueso de la manifestación separada de la zona donde se debían pronunciar los discursos.

 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail