Agrobío intensifica las soluciones biológicas

La empresa ha implementado las líneas de producción e investigación

Laboratori de genética y nutrición.
Laboratori de genética y nutrición. La Voz

El cultivo ecológico es un sistema de producción cada vez más extendido. Es fundamental el control preventivo si se quiere aplicar soluciones biológicas. “La incorporación de plantas refugio para favorecer el establecimiento de enemigos naturales, o la introducción de una fauna útil más variada, así como favorecer al entorno, son algunos de los ejemplos”, señalan desde Agrobío. 


Cada vez se tiene más información y conocimiento, tanto del insecto como de su manejo y es fundamental trasladar esta información y realizar un buen seguimiento en campo. Para que el control de plagas mediante soluciones biológicas sea un éxito, Agrobío ha intensificado su soporte técnico, ha implementado las líneas de producción y puesto en marcha un nuevo laboratorio de genética y nutrición con el objetivo de conseguir mejores cepas y perfeccionar el sistema de alimentación de depredadores. “La clave está en la investigación y desarrollo, y en un equipo técnico de expertos”, explican.


Seguridad

En cuanto al control biológico, desde Agrobío indican que es “su seña de identidad”, constituyendo la herramienta más eficaz para combatir las plagas de los cultivos de forma natural con soluciones biológicas y obtener así, “un producto de máxima calidad, más sabroso y seguro”. Además de la seguridad agroalimentaria con el uso de estas estrategias no solo se trata de obtener alimentos libres de residuos “si no sacar todo el potencial del fruto”. “Con la bioponilización se obtienen frutos mejor formados, más bonitos y brillantes. Además, la planta alarga su vida y por tanto es más productiva”. 


Agrobío ha consolidado su tecnología de control biológico en pepino. “La alimentación de ácaros presa con ácaros depredadores, mejora el establecimiento de los enemigos naturales, los fortalece y aumenta el número de poblaciones. Esto es fundamental para cultivos sin polen como el pepino y cucurbitáceas en general, e incluso en cultivos donde las sueltas son cada vez más precoces (cuando aún no hay flores), como es el caso del pimiento, primera hortaliza en utilizar el control biológico, pero que sigue avanzando y modificando las técnicas de producción o variedades de cultivo, y el control biológico tienen que seguir adaptándose y mejorando para que las producciones se mantengan libre de residuos”, señalan.


Desarrollo

Actualmente, en Agrobío están inmersos en varias líneas de investigación, entre las que destaca la búsqueda del chinche que mejor ataca a las plagas del tomate y un ácaro que resista más la falta de humedad. También están desarrollando un sistema de alimentación de depredadores para que estén mejor preparados para enfrentarse a las plagas. Sus éxitos exceden el mundo de la horticultura y han empezado a aplicarse a plantas frutales, ornamentales y a castaños en el mundo forestal.


Pese a ser líderes en el sector, la empresa está constantemente buscando las fórmulas para mejorar su producción, ya no solo por la demanda del mercado  sino porque, además, tarde o temprano acaban apareciendo nuevas plagas, indican. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.