Derechos o derechas

El candidato del PSOE, Juan Espadas, se presenta a estas elecciones con un equipo renovado

Adriana Valverde 09:00 • 17 jun. 2022

El PSOE de Andalucía ganó las pasadas elecciones autonómicas en Andalucía. Más de un millón de votos le dieron la victoria y 33 escaños en el Parlamento andaluz. Sin embargo, el PSOE no alcanzó la mayoría absoluta y quien ha gobernado estos cerca de cuatro años ha sido el candidato del PP Moreno Bonilla, apoyado por Ciudadanos, y por Vox a control remoto saltándose, por cierto, todas las líneas rojas impuestas por los propios partidos conservadores europeos.


Pero estos más de tres años de Gobierno de PP en Andalucía han servido para que los andaluces podamos comparar y contrastar entre las políticas socialistas en la Junta y las que ha desarrollado el PP la pasada legislatura.


En la anterior campaña el PP realizó todo tipo de promesas electorales para nuestra ciudad: mejorar y aumentar los servicios sanitarios, la educación, los servicios sociales, construir nuevas infraestructuras, etc. Una cosa son las palabras y otra muy distinta traducirlas a hechos.



Tres años y medio después nos encontramos en el mismo punto que en diciembre de 2018, y con una pandemia de por medio que nos ha permitido comprobar cómo gestiona el PP en tiempos de crisis, particularmente los servicios de la sanidad pública, uno de los pilares de nuestro estado de bienestar. Aún hoy, cuando ya hemos pasado lo peor de la crisis por la Covid, una cita de atención primaria no se consigue en menos siete o diez días.


Centrándonos en nuestra ciudad, Almería, éste es el balance del PP en la Junta: cierre del hospital de la Cruz Roja en plena pandemia; sin urgencias y con quejas vecinales por la falta de médicos y pediatras en el centro de salud de la Casa del Mar; nada del centro de salud de Piedras Redondas, sin noticias del edificio de Consultas Externas de Torrecárdenas y sin fechas para la implantación del tan prometido PET-TAC.



En cuanto a educación, nos preguntamos dónde están los centros prometidos para la Vega de Acá, Los Molinos y La Cañada.


La conexión de la A-92 con nuestra ciudad por Viator no ha recibido ninguna inversión en esta legislatura y el parque El Boticario de La Cañada ha pasado de vergel a desierto, más de 14 hectáreas de todo tipo de vegetación secas, abandonadas, en la más absoluta de las desidias.



Sí hemos visto, leído y escuchado muchos anuncios en prensa, en redes sociales, por tierra, mar y aire de los candidatos del Partido Popular, pero en nuestra ciudad la realidad es que Moreno Bonilla ha vivido de la herencia que recibió de los gobiernos socialistas.


El PP quiere hacer ahora de La Alcazaba el símbolo de su gestión en nuestra ciudad, anunció más de siete millones de euros en enero y, de nuevo la realidad, a día de hoy aún no tiene ni garantizada esa inversión. Aún así sus candidatos se han comprometido a tener concluidas la obras en el conjunto monumental en 2023. Efectivamente, La Alcazaba es el símbolo de la política del PP, la de dar a entender lo que no hay o no existe.


Frente a las actitudes artificiosas e irresponsables de Moreno Bonilla con los almerienses, el candidato del PSOE, Juan Espadas, se presenta a estas elecciones con un equipo renovado y capaz de ejecutar las inversiones, y con la lección del pasado aprendida. El próximo domingo todos los andaluces tenemos una cita ineludible con las urnas. Mejorar la vida de las personas y de los territorios es el principal objetivo de Juan Espadas, el principal objetivo del Partido Socialista.


Temas relacionados

para ti

en destaque