Trabajos libres de acoso sexual

El acoso sexual y por razón de sexo es una realidad bien conocida por los delegados

CCOO, ante un nuevo 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, refuerza su compromiso y lucha contra las violencias de género. Una lacra social que está dejando un rastro de muertes: desde 2003 han sido asesinadas en España 1.118 mujeres, por sus parejas o exparejas, y 44 menores. Este año, además, CCOO quiere poner en el centro de su reivindicación y denuncia otra forma de violencia machista tan extendida como silenciada: el acoso sexual que sufren las mujeres en los centros de trabajo.


El acoso sexual es cualquier comportamiento verbal o físico, de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo. (artículo 7.1 de la Ley 3/2007). Este tipo de delitos se puede presentar como chantaje sexual o acoso ambiental. El acoso puede ser de tipo físico, pero también verbal y no verbal a través, por ejemplo, de mensajes o ciber acoso.


El acoso sexual es violencia de género por el origen del mismo: la cultura machista y la infravaloración de las mujeres y el trabajo femenino. La persistencia y naturalización del comportamiento sexualmente agresivo de algunos hombres en los espacios laborales dificulta la denuncia. Además, el sexismo como rasgo cultural presente en los entornos laborales explica la dificultad de muchos hombres para identificarse con las mujeres que lo padecen y de muchas mujeres para apoyar a estas mismas mujeres.



 No existe una clara conciencia de lo que es el acoso sexual y, cuando una mujer denuncia, puede verse expuesta a todo tipo de sospechas sobre su comportamiento. Porque el acoso sexual se parece más a una violación que al acoso laboral, se culpabiliza a la víctima del mismo. A la desvalorización de las mujeres y del trabajo femenino se une la mayor vulnerabilidad de aquellas que están en situaciones más precarias laboralmente. El acoso sexual es una realidad que se ceba con las mujeres más vulnerables.


Desde CCOO seguiremos demandando a las Administraciones y empresas que cumplan la Ley 3/2007 de igualdad efectiva de mujeres y hombres, en cuanto a la obligación de elaborar protocolos en todas las empresas, contraten y/o formen al personal en materia de igualdad e implanten los protocolos de prevención y tratamiento contra el acoso y los planes de igualdad, negocien medidas de formación en materia de igualdad y contra la violencia sexual y en concreto el acoso sexual y por razón de sexo en los planes de igualdad y de formación, se impliquen en la denuncia de las situaciones y conductas de acoso sexual y colaboren activamente en el esclarecimiento de los hechos protegiendo y acompañando a las mujeres que denuncian, sancionen las conductas constitutivas de acoso, reconozcan el acoso sexual como lo que realmente es, violencia de género y sobre todo que crean a las mujeres.



El acoso sexual y por razón de sexo es una realidad bien conocida por los delegados y sobre todo por las delegadas sindicales que acompañan y protegen a las mujeres que lo padecen y denuncian a los acosadores. Es una responsabilidad sindical conseguir la seguridad de las mujeres en los puestos de trabajo.


Trabajaremos desde nuestro papel institucional clave en el diálogo social para promover una corresponsabilidad real y efectiva, una decidida inversión en políticas de cuidados y refuerzo de los servicios públicos gratuitos y de calidad, además, por supuesto, de la protección de mujeres.


Esta campaña del 25N que CCOO hemos configurado en torno al delito del acoso sexual en los centros de trabajo es solo un paso, en un camino que, esperamos, sea de hitos positivos hacia la igualdad real y efectiva.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/226355/trabajos-libres-de-acoso-sexual

 

Temas relacionados
Violencia de género Mujer Igualdad

para ti

en destaque