“Maixabel”, una película necesaria con un mensaje universal

Lo peor es descubrir que eres un monstruo y no saber cómo dejar de serlo

Si hay algo imprescindible en la vida, según dicen los más sabios, es aprender a perdonar. Es verdad, que si no ves de niño cómo tus padres se perdonan entre ellos, es difícil que de adulto lo logres; pero no es imposible. Existen ejemplos, más allá del ámbito familiar, en donde personas, muy maltratadas por la vida, han aprendido a perdonar incluso bajo circunstancias extremas. 


Pues bien, recientemente se ha estrenado una película española que ya es, tan solo unos días después de su estreno, una de las más importantes de los últimos años: se titula “Maixabel”. La película está basada en hechos reales y está dirigida, con prudencia y astucia, por Icíar Bollaín, talentosa directora española de películas como “La boda de Rosa”(2020), “También la lluvia”(2010) o “Te doy mis ojos”(2003).


En ella se nos cuenta la historia de una mujer que pierde a su marido en el año 2000, el socialista Juan María Jáuregui, asesinado por la banda terrorista ETA. Once años más tarde recibe una petición insólita: uno de los asesinos ha pedido entrevistarse con ella en la cárcel. A pesar del inmenso dolor, Maixabel Lasa accede a encontrarse con quienes dispararon a su marido, abriendo así un camino inesperado, para muchos, en donde el odio y el rencor no tienen la última palabra.



A nivel técnico quizás puede tener un formato algo más convencional y televisivo (un cierto tono documental) pero es innegable el enorme valor humano que porta. Por otro lado, la película es un estupendo testimonio histórico de España; brutal cómo los terroristas reconocen que la ideología les robaba la voluntad, su identidad; dice uno de ellos: “Lo peor es descubrir que eres un monstruo y no saber cómo dejar de serlo”. 


Vale la pena destacar que la película se centra en la parte humana de la historia, alejándose así de la instrumentalización política. Con unas interpretaciones soberbias de Blanca Portillo, Luis Tosar y Urko Olazabal. 



Sin duda, una de las mejores películas del año, necesaria y valiente, que traspasará fronteras porque toca un tema universal, como es el perdón, la esperanza y la reconciliación como una alternativa al odio, al rencor y a la violencia. No se la pierdan. 

 

Temas relacionados
Carlos Aguilera Cine Historia ETA

para ti

en destaque