La diversidad de la sociedad almeriense necesita un nuevo modelo de empresa

La sociedad almeriense ha cambiado en las últimas décadas gracias a la llegada de gentes de otros lugares del mundo, por tanto, necesitamos un nuevo modelo de empresa que recoja la nueva realidad. Asistimos a una oportunidad única, en la que estamos escribiendo nuestra propia historia, la historia de nuestro mundo, el que viviremos, el que dejaremos a nuestros hijos, a nuestros nietos y a los hijos de nuestros nietos. Pero ¿es realmente el mundo tan plano como parece? Es cierto que este inédito mapa que se nos presenta facilita la aceleración de nuevas formas de tecnologías de la información y la comunicación, que son el caldo de cultivo para un diálogo renovado entre personas, empresas y sociedades. De esta manera, se propicia el intercambio de conocimiento y la posibilidad de conectar con cualquier persona de cualquier parte del mundo y en cualquier momento. Y también es verdad que, aunque ahora contamos con más información sobre muchos aspectos de otras latitudes, no significa que estemos del todo preparados ni educados para trabajar con personas diferentes a nosotros. En otras palabras: que se conozca más de alguien no significa que me guste ni que quiera trabajar con esa persona. Superar esta barrera requiere de un gran esfuerzo para cultivar una disposición a convivir y colaborar desde el respeto por parte de todos. 

 

Temas relacionados
Gente Inmigración

para ti

en destaque