Fake news y trampas al solitario de los medios ingleses

Recientes reportajes y noticias en Reino Unido vuelven a poner en entredicho el ímprobo esfuerzo realizado por el sureste de España para no dejar desabastecidos los supermercados europeos, ya tratado en artículos pasados.


Sin embargo, las cifras contradicen la mayor. En lo que llevamos de año, los envíos a Reino Unido se han incrementado un 11%. Pero es que en los peores momentos de la crisis en España (marzo), las ventas sólo se redujeron un 4%. Queda claro que las cadenas de suministro de hortalizas de proximidad de España hacia la UE funcionan en cualquier circunstancia. Todo lo demás son excusas espurias que obedecen a otras razones.


Es curioso que, todos los años, justo al inicio de la campaña local, vuelvan a resurgir (o florecer) los mismos argumentos, no sólo en favor del producto de proximidad sino en contra del modelo de aprovechamiento de la mano de obra inmigrante. De nuevo la realidad es el mejor argumentario. En Almería, no ha existido carencia de mano de obra durante la pandemia de COVID porque mucha de ella, en su origen inmigrante, lleva años afincada en la zona. Por supuesto, siempre habrá personajes siniestros que enturbien la exquisita labor del todo.


Como conclusión, ni Reino Unido ni el resto de los países de la UE necesita una producción hortícola de proximidad, porque ya la tienen. Está ubicada en el Mediterráneo de sureste de España. Las decenas de miles de productores y sus empresas de economía social garantizan los estándares de sabor y salud que reclama el consumidor. El saber hacer y el compromiso ha quedado demostrado con esta crisis. Nadie debe ponerlo en duda.




 

más leídas

últimas de Opinión

El pobre Patxi López

Patriotas



La ilusión de pensar el futuro de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería