Tres años de cárcel a Juan Pedro Gallego once años después

Se están recogiendo firmas para que Juan Pedro no tenga que entrar en el Acebuche once años después. Es posible que hace once años se mereciera Juan Pedro los tres años de prisión a que se le ha condenado finalmente. Pero durante estos once años Juan Pedro se ha casado, tiene un hijo y otro en camino, ha venido siendo un vecino y padre de familia normal, reconocido por los ayuntamientos de Fines y Macael y por sus vecinos que están recogiendo las mencionadas firmas.


Una pelea en una discoteca en Oria, como las muchas en las que se ha visto cualquier joven, le va a costar a Juan Pedro Gallego tres años de prisión en el Acebuche, once años después. Si las penas son para redimir y reinsertar a los culpables, durante esos once años Juan Pedro ha redimido su pena, y reinsertarse en la sociedad no lo necesitaba, pues nunca estuvo en contra de ella, ni actuó con esa intención. El pasado dos de marzo tenía que ingresar en El Acebuche, un recurso de su abogado he paralizado el ser recluso desde ese día, pero la espada está sobre su cabeza y la justicia, ciega para según ciertos condenados, puede hacer que Juan Pedro pase a depender del presupuesto nacional durante los próximos tres años.


Miles de firmas se han recogido en la comarca del mármol pidiendo que no se rompa la familia de Juan Pedro, que Carmen, su esposa, no tenga que criar sola al pequeño de tres y que Juan Pedro no esté preso mientras nace su segundo hijo. No estamos en Cataluña, Juan Pedro no se ha rebelado contra el conjunto de los españoles, a cumplir la condena.


Es lamentable que nos sintamos tan lejanos de las sentencias que nos ofrecen los jueces, es triste que los jueces empaten con los políticos en el despego de los ciudadanos. Reitero, hace once años, tras aquella pelea en un centro de esparcimiento para jóvenes de Oria, Juan Pedro Gallego se podía merecer los años de cárcel, seis o tres si así lo entendía la justicia, once años después, en los que ha demostrado que aquello fue un lunar en su juventud, con una familia formada, un trabajo en el que lleva quince años mereciéndose el puesto y el afecto de sus compañeros, tengo mis dudas de que sea justicia lo que se está haciendo con Juan Pedro Gallego.



Si se trata de firmas, uno la mía a la de los vecinos de Fines y Macael para que Juan Pedro no entre en prisión.

 

Temas relacionados
Ayuntamientos Política Discotecas Oria El Acebuche Macael Vecinos Mármol

para ti

en destaque